Zonas rurales, se niegan a la lactancia materna, diputado Rubén Guajardo promueve certificar hospitales infantiles en el Estado.

1 agosto, 2019

Compartir

Hospitales públicos y privados deberán contar con la certificación “Hospital Amigo del Niño” de la Organización Mundial de la Salud, OMS, y el Fondo de las Nacional Unidas para la Infancia, UNICEF, a partir de que este día fue aprobada en el Congreso del Estado de San Luis Potosí, dicha iniciativa que promovió el presidente de la Comisión de Justicia, Rubén Guajardo Barrera.

Quedó aprobada con 21 votos a favor esta reforma al artículo 54 en sus fracciones VI, VII y VIII de la Ley de Salud del Estado de San Luis Potosí, con lo que se busca proteger, promover y apoyar la lactancia materna en los establecimientos que prestan servicios de maternidad, mediante la certificación de instituciones de salud, al seguir ciertos requisitos.

Lo anterior, toma relevancia cuando se sabe que México experimenta un fenómeno de abandono de la práctica de lactancia materna exclusiva de 22.3 por ciento en 2006 a 14.4 por ciento en 2012, sobre todo en zonas rurales y ello ocurrió por la falta de una normatividad nacional integral implementada en pro de la lactancia materna y el ambiente hostil hacia las madres en los servicios de salud y en el ámbito laboral.

Adicionalmente se evitaría el 55 por ciento de las muertes de lactantes latinoamericanos por enfermedades diarreicas, que aquejan en un 61 por ciento e infecciones respiratorias agudas que ocurren en un 51 por ciento “todo ello, sería evitable con la lactancia exclusivamente materna de los menores de 4 meses y con la lactancia parcialmente materna de los lactantes de 4 a 12 meses. La lactancia exclusivamente materna de los menores de 4 meses evitaría el 66 por ciento de las muertes”.

Cabe destacar que nuestro país, es parte del grupo de cuatro naciones que ha certificado hospitales en este programa en los últimos años, sin embargo el avance ha sido muy lento, ya que no pueden cumplir con diez requisitos que son necesarios para su implementación, y por ello, menos del diez por ciento de las instituciones del país, lo ha logrado “ahora buscamos ayudar a que se cumpla esta premisa por el bien de nuestros niños y nuevas generaciones, y a la par procuramos cumplir con los estándares de salud pública mundial”.