Se desborda drenaje en colonia Francisco Villa; los niños se enferman.

2 diciembre, 2019

Compartir

Zacatecas, Zac. – En la primera semana de abril, las aguas negras comenzaron a brotar en la calle Politécnico Nacional, ubicada en la colonia Francisco Villa, en Guadalupe; desde entonces, el olor era insoportable en el lugar.  

En las horas de mayor calor, dicen los vecinos, la contaminación traspasaba las paredes; las puertas y ventanas permanecían cerradas, pero el olor penetraba hasta la cocina.  

“Yo tengo mi cocina aquí, entonces, se imagina para estar cocinando y así pasadera de esto, pues sí. Y sí dijeron los vecinos, vamos a la JIAPAZ, y sí vinieron, pero no arreglaron, nomás se asomaron y no alcancé a salir, porque cuando salí ya iban para allá”, dijo una de las afectadas.

La contaminación tuvo efectos negativos en la salud de los habitantes, sobre todo en los más vulnerables; desde hace seis meses, los niños enfermaban constantemente de diarrea y, otros, comenzaron a presentar ronchas en la piel.

La denuncia se hizo, la JIAPAZ acudía, pero no realizaba las reparaciones.

“(¿usted teme por la salud de sus hijos?) sí, por la de todos, no nada más la de los niños, porque al último caemos todos”.  “Se tapa, siempre, siempre cuando llega el agua recia, se tapa y dura mucho tiempo así, hasta que no vienen y arreglan, pero se tarda mucho en arreglar”, señaló.

El problema, indicaron, era el taponamiento de una línea de drenaje, con lo que el agua se desbordaba y seguía por un arroyo que atraviesa la calle, al pasar por atrás de al menos 15 viviendas.

Este lunes, la Junta Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarilladlo (JIAPAZ) atendió el reporte.  

“Traemos por aquí equipo retroexcavadora y el equipo hidroneumático para limpiar la red, esperamos que en el trascurso del día quede solucionado está fuga de aguas negras, producto de basura y de escombros que se van acumulando por aquí”, informó Ramón Salamanca Alonso, jefe del departamento de Alcantarillado de la JIAPAZ.

El problema, informó el jefe de Alcantarillado, fue en el colector Arroyo Politécnico, en la tubería de 24 pulgadas que se conecta a la bóveda principal, hasta llegar a la planta de Osiris.

 La tubería estaba obstruida por escombros y basura, al punto de que los propios registros fueron tapados y tuvieron que excavar para localizarlos.  

  “Están aventando escombros y los registros quedan bajo tierra. Entonces, a la hora que queremos hacer algún registro, algún trabajo para destapar, pues ya no se localiza “, agregó.