Toda Acción tiene una Reacción

16 octubre, 2020

Compartir

Zacatecas, Zac:

La reflexión sobre las acciones de nuestros actos.

Este es un capítulo de la serie The Mid Night Gospel que muestra que lo más complicado a veces puede ser tratar con nosotros mismos, y reconocer que todas nuestras acciones por mínimas que sean tienen una consecuencia, lo cual puede ser duro si estas acciones fueron hechas por un impulso y sin un previo entendimiento del para que la ejecutaras.

La mayoría de los seres humanos somos impulsivos ante distintas situaciones lo cual  en la mayoría de los casos nos hacen sentir arrepentidos si esta acción causo dolor o pena en nosotros o alguna otra persona o en otras ocasiones podríamos tener miedo de ser impulsivos pensando en consecuencias pasadas o en experiencias que vimos de cerca en otras personas.

Este episodio nos enseña a enfrentarnos a nosotros mismos y aceptar el dolor como parte de nuestras acciones pues el asumir y no evadir nos liberara de esa carga tan pesada que acumulamos a lo largo de los años con las consecuencias de nuestras acciones y que muchas veces creemos que nos definen como la persona que somos y esto nos puede causar un terrible miedo a existir, pues al no sentirnos libres no estamos conformes con el ser humanos que hemos construido. El dolor y la desesperación  de no sentir que eres lo que soñaste ser y recordar que en algún momento perdiste el camino y ahora solo te toca conformarte con lo que vives sin duda nos hará sentir atrapados y es entonces donde saca las cucharas te enseña a enfrentar y aceptar ese miedo para poder liberar.

Este capítulo hace referencia a ese famoso dicho de: “Vemos la paja en el ojo ajeno y no vemos la viga en el nuestro” haciendo mención a que es más difícil reflexionar sobre nuestros propios errores que sobre los de los demás, pero que al poner las cosas sobre la balanza quizás nos demos cuenta que podemos mejorar o que no andamos tan mal.

El episodio nos hace ver morir constantemente a un personaje hasta encontrar su camino y liberarse de sus cadenas, lo cual en lo personal me hizo pensar en que nunca es tarde para empezar de nuevo una y otra vez hasta conseguir sentirnos plenos.

Paloma O. Arrieta