El baile de los cuarenta y uno

17 noviembre, 2020

Compartir

Zacatecas, Zac:

Un episodio oculto de la historia de México

“El baile de los 41” fue una redada policial realizada el 18 de noviembre de 1901 durante El Porfiriato en una vivienda particular en la Colonia Tabacalera, este baile dio inicio la noche del 17 de noviembre , sin embargo, fue en la madrugada del 18 de noviembre que la policía de la entonces Ciudad de México, decide acudir a la puerta de este domicilio y para su sorpresa se encuentran con un hombre vestido de mujer que les abre la puerta, al entrar encontraron 19 hombres vestidos de mujer y 22 hombres con atuendos de hombre acordes a la clase alta de la época.

Fuente: De Historias Diversas

En el México de la época del Porfiriato los bailes donde asistían solo hombres o solo mujeres se hacían con frecuencia pero de manera clandestina, la homosexualidad no se consideraba un delito ante la ley, pero si eres juzgada y condenada por la sociedad conservadora de la época.

“El baile de los cuarenta y uno” fue uno de los bailes más murmurados entre la sociedad ya que dentro de los organizadores se rumoreaba que estaba el yerno del entonces Presidente de la República , El General Porfirio Díaz, el cual se dice que en su momento para evitar que su hija fuera víctima de burlas y discriminación de la sociedad ocultó el hecho de que su yerno se encontraba en ese baile, por eso es usual encontrar periódicos de la época que aseguraban los primero días que eran 42 asistentes en el baile y no 41 como se dio a conocer en los informes oficiales.

Don Ignacio de la Torre y Mier fue el famoso yerno de Porfirio Díaz ya que habia contraido matrimonio con su hija Amada Díaz, la cual pese a los rumores y el comportamiento frío de su esposo a ella, se mostró como una esposa fiel y una amiga leal a Don Ignacio.

Otro asistente que causó polémica en la sociedad al darse a conocer como uno de los asistentes del baile fue Antonio Adalid el cual era apodado como “Toña la Mamonera” y era el ahijado de Maximiliano I y la Emperatriz Carlota.

Fuente: Infobae

La polémica fiesta homosexual incluía entre otras cosas la rifa de “El Efebo”, es decir, el que ganara la rifa estaria esa noche con un joven trabajador sexual. También esa noche se dice que asistieron los famosos “Pollos” los cuales eran homosexuales de la época que diariamente se veían pasar por la Calle Plateros de la Antigua Ciudad de México.

El baile de los cuarenta y uno fue uno de los episodios ocultos en la historia de México por mucho tiempo ya que dentro de los involucrados se encontraban personas de gran estatus social y ligados al entonces gobierno nacional.

Para evitar que se rumorea la presencia del yerno de Don Porfirio entre los asistentes, y de esa manera debilitar el gobierno del entonces Presidente de México, algunos de los asistentes de este peculiar baile fueron enviados inmediatamente en tren a la Península Mexicana, específicamente a El Puerto de Progreso, Yucatán.

Sin duda El Baile de los 41 fue tan importante entre la sociedad de la época que cuando alguien quería hacer hincapié en la depravación de la sociedad de esa época siempre hacía referencia a este hecho.

En la actualidad el número 41 o 42 sigue siendo objeto de burlas en la sociedad ya que a muchos hombres mexicanos al llegar a estas edades son objeto de burlas debido a que este número fue visto mal por varios años en la sociedad mexicana.

El famoso ilustrador José Guadalupe Posada hizo referencia en varias de sus obras a este hecho histórico y durante varios años en el ejército se omitia el número 41 , fue así que el número 41 en México pasó a ser un tabú de la homosexualidad en la cultura popular

Paloma O. Arrieta