¿Y si gana Tigres?

11 febrero, 2021

Foto: TUDN Compartir Foto: TUDN

Puebla, México

Sería simplemente, la máxima hazaña de un club mexicano, en un torneo internacional.

No es que nuestro fútbol no tenga hazañas, hay varias. Pachuca fue campeón de la Copa Sudamericana en 2006. Necaxa le ganó al Real Madrid el tercer lugar del primer Mundial de Clubes en el 2000 y, 4 años después, los Pumas de Hugo Sánchez le ganaron, también a los Merengues, el trofeo Santiago Bernabéu. En ese entonces, eran los Galácticos de Figo, Beckham, Zidane y compañía.

En Libertadores, un torneo de gran renombre, tres clubes mexicanos han jugado la final, aunque no han podido ganarla. Cruz Azul en 2001, Chivas nueve años después y más recientemente, en 2015, los propios Tigres de Ricardo Ferretti, Nahuel Guzmán y el recién llegado Gignac, llegaron al último partido, pero lo perdieron ante River.

Hazañas hay muchas, pero nunca, una que le permitiera ganarle al mejor equipo del mundo, un título oficial avalado por FIFA.

Y es que Tigres enfrentará al mejor Bayern de muchos años. A un equipo que arrasó con los títulos europeos, aplastando a los más grandes clubes del viejo continente.

Vencerlos ya sería histórico, pero hacerlo en una final, mucho más.

Para ponerle sabor, el entrenador de los alemanes, Hans Flick, llenó de elogios al cuadro mexicano. Asegurando que el fútbol mostrado por los norteños, ante Palmeiras en semifinales, lo sorprendió por ser de primer nivel.

Quizá lo hizo por respeto. Tal vez por empatía o por meterle presión a los de Ferreti, pero la realidad, es que Tigres tiene la disciplina táctica y el orden, para obligar al Bayern a esforzarse para ganar.

La posibilidad existe, aunque va contra los pronósticos y la lógica. En México los Tigres son considerados un equipo millonario, pero ante el cuadro alemán, son sencillitos. La plantilla del club mexicano está valuada en cerca de 65 millones de dólares, mientras que los actuales campeones de la Champions, tienen entre sus filas, a futbolistas como Kimmich, Gnabry o Davies, que por sí solos, valen más que toda la plantilla felina.

En juego está algo más que el prestigio, también un millón de dólares, adicional. El ganador de este partido se embolsará un premio de 5 millones de dólares, más uno por participar, en tanto que el perdedor, aun en la derrota, asegurará 4 millones más el adicional de participación. Así que Tigres, aun perdiendo, será un ganador.

Luis Tamariz