VOLUNTARIOS LLEVAN ENTRETENIMIENTO A NIÑOS MIGRANTES

5 octubre, 2019

Compartir

Tamaulipas, México

Hace meses que viven en una casa de campaña bajo un árbol, incluso, algunos no son cubiertos por nada más que el cielo.

Son los más vulnerables pero su inocencia no les permite reconocer el dolor, la desesperación y la carencia que sufren junto a sus padres.

Los niños migrantes que están en el Puente Internacional de Matamoros son definitivamente los más afectados en ésta histórica crisis migratoria.

Preocupado por su salud emocional un maestro originario de Cuba, quien también solicita asilo político a los Estados Unidos, colabora con una fundación del Valle de Texas e imparte clases un día por semana a los pequeños que no sólo aprenden un poco, sino que tienen la oportunidad de divertirse pintando y conviviendo con el resto de los menores.

“Nos dimos cuenta que los niños no estaban yendo a la escuela porque no hay forma, entonces decidimos tratar de darles alguna educación, además de pinturas y esas cosas”.

Una actividad que se inició hace poco más de un mes y que entusiasma a los niños.

Las visitas se realizan los domingos, pero en ocasiones acuden entre semana.

“Los niños están muy contentos y las madres les gusta, aprenden algo, un poco de matemáticas, algo de idiomas, letras porque son todos muy chiquitos, la idea es no traer maestros de otros lugares, y muchos somos profesionales y podemos ayudar los niños”.