Una más del fútbol mexicano…

16 octubre, 2019

Compartir

Puebla, México

El encuentro de la Jornada 14 entre Veracruz y Tigres pactado para este viernes  en el puerto jarocho está en serio riesgo de no celebrarse. Esto decidido por el propio plantel de jugadores escualos tras una reunión en la que anunciaron y confirmaron a través de la federación mexicana de futbolistas que no se presentarán al compromiso de esta semana en reclamo a los adeudos por parte de la directiva.

¿Qué consecuencias habría?

La desafiliación inmediata del equipo Tiburones Rojos, que dejaría a la Liga con 18 equipos. Sin embargo los jugadores podrían contratarse libremente con otros clubes para el siguiente torneo. Es importante mencionar que la fianza que debería aplicar para cubrir los adeudos de salario no procede, pues varios de los elementos solo estaban ‘apalabrados’ por la directiva en el compromiso de pagarles, por lo que al no haber documentación no se puede imponer una demanda.

Una situación crítica para la Liga, ya que el que los jugadores del primer equipo escualo sufran adeudos es solo la punta del iceberg; utileros, administrativos  y  trabajadores del club no han recibido prácticamente nada que les permita sustentar a sus familias. 

Lamentablemente para la Liga este no es un caso aislado, Jaguares, Puebla, Atlas, Colibríes y Lobos han dado notas similares en pasadas temporadas. Ha trascendido también que varios capitanes apoyan la decisión de Carlos Salcido y compañía, con una posibilidad de parar la liga en su totalidad en solidaridad con lo jugadores escualos. Algo que no sucedía desde el 2017, cuando el gremio de árbitros realizó un paro que suspendió la actividad en el torneo mexicano.

Leonel Trejo