Una apuesta arriesgada del Puebla

15 agosto, 2020

Foto: Club PueblaCompartir Foto: Club Puebla

Puebla, México

La Franja, de la mano de su entrenador Juan Reynoso, juega una apuesta muy arriesgada que ojalá, por el bien del club y de la afición, salga ganadora.

El Puebla construyó un fútbol basado en lo mas rústico del balompié, (que no quiere decir fácil, ni sencillo) requiere su maestría. Mantener un orden, partiendo del principio de moverse poco y ocupar mayormente, solo un fragmento de la cancha, para no desordenarse. Dejando que el rival sea quien busque, se mueva y arriesgue, hasta que se equivoque. Para robarle el balón y aprovechar los espacios y el desorden que deja, cuando pierde la pelota abruptamente en sector ofensivo. El objetivo es contragolpearlo, para ponerse al frente y cuidar la ventaja.

Este esquema puede ser muy efectivo. La Grecia de la Eurocopa del 2004, logró ser campeona con un promedio de un gol por partido y 3.5 tiros a puerta por juego. Te preguntarás que hacían el resto del tiempo, pues esperar, muy ‘ordenaditos’ en su posición. El fin justificó los medios y la afición griega agradeció el logro. El problema es, alguien recordaba el nombre de Otto Rehhagel, el entrenador o de Zagorakis, el jugador más valioso del torneo.

Seguramente no. Trascendió más la Portugal de Figo, Maniche y Deco, que fueron subcampeones, pero quedaron inmortalizados por un fútbol que enamoró a más.

Puebla busca dar la sorpresa del torneo Guardianes 2020, bajo esa línea. El problema es que cuando juegas así, lo más interesante de tu propuesta es el resultado y no el juego en sí. Si ganas te llevas palmas, pero si pierdes, no entregaste nada. La clave de este estilo es la contundencia. Si solo generarás tres de peligro, tienes que meter una o dos. Efectividad demoledora. Tus delanteros no pueden darse el lujo de fallar, porque entonces pierdes o a lo mucho empatas a cero.

Anoche Pachuca, el 12 de la tabla, le ganó a Puebla con nada. Generó casi nada, pero ante un equipo que solo tuvo dos y no anotó, solo necesitas una para ganarle. Los Tuzos en su intento por pisar el área rival, generaron una, que al menos fuera confusa, para engañar al árbitro y ganar con un penal.

Aquí las preguntas serían:

¿Le alcanzará a los camoteros para detener a las ofensivas rivales y para marcar uno o dos goles, con menos de cinco oportunidades? Ojalá que sí, porque esa será su apuesta y lo que todos en Puebla queremos, es que la Franja gané y juegue Liguilla.

La otra pregunta es, ¿Realmente este plantel es tan limitado?

Sin ser técnico y estando a años luz de la experiencia y conocimientos de un Juan Reynoso, tengo mis dudas.

Veo en esta Franja muchas virtudes que no se aprovechan. Puebla no es tan limitado.

Tiene en Osvaldito, a uno de los jugadores más inteligentes con el balón y con mayor visión. Dirán algunos, es que Osvaldo ya está grande y no aguanta. Cuauhtémoc Blanco era grande cuando llegó a Puebla. Brilló, dejó huella y un título de Copa.

Tiene en el ‘Fideo’ y en Angulo, a dos tipos que desbordan, encaran y penetran, que da gusto. En Pablo González, un toque elegante y un buen disparo de larga distancia, pero nada de esto se aprovecha y explota. Son virtudes, que se quedan en el vestidor.

¿Ustedes qué opinan?

Luis Tamariz