UN REGALO, UN EMBLEMA

19 abril, 2019

Fotografía: MilenioCompartir Fotografía: Milenio

Todos hemos escuchado hablar de la famosa casa del alfeñique o simplemente al caminar por las calles del centro nos llama la atención este afamado edificio por si fachada llamativa y distinta a las demás.

Ubicada en la calle 4 oriente #416, sus adornos que la hacen tan única no son coincidencia o un simple gusto abstracto por el creador, la idea fue más allá pues se hacía notar la opulencia de algunos españoles y también que sus muestras de amor sobre pasaban el poder adquisitivo de muchos; esta construcción fue un regalo de bodas, sí, un regalo que amor suena a condición, ya que la famosa novia le pidió a su amado que le construyera una casa de alfeñique.

Para los que aún no comprendemos la palabra “Alfeñique”, no es más que un tipo de dulce que se usaba en la época colonial, de pasta de azúcar, clara de huevo y almendras, el cual parece le gustaba mucho a su amada.

Cabe notar que si por fuera es llamativa y hermosa, por dentro quedas embelesado con tanto adorno y dedicación que le imprimieron a esta bella obra arquitectónica intentando replicar el famoso dulce.

Hoy en día el edificio alberga el museo regional, en el cual podrás revivir y conocer la cultura y arte poblano, desde la talavera, los dulces típicos, la china poblana, un carruaje utilizado por el gabinete presidencial de Porfirio Díaz, una cocina típica entre muchas salas más que se apegan a la vida diaria de los siglos XVIII y XIX.

Por si habías pasado por ahí y no sabías a ciencia cierta por que la edificación contrastaba tanto con las demás que la rodeaban, ahora sabes que fue una gran y excéntrica muestra de amor del siglo XVIII y hasta la fecha arrebata suspiros.

Con información de: Museos Puebla

Mauricio Cervantes