ANIVERSARIO ACCIDENTE DEL PUENTE QUEEN ISABELLA

16 septiembre, 2020

Compartir

Sobreviviente del accidente del Puente de la Isla del Padre, comparte su experiencia que cumple 19 años este mes de septiembre.

Han pasado 19 años del mortal accidente que marcó a los habitantes de la Isla del Padre y sus alrededores.

Gustavo Morales, sobreviviente de la tragedia que se vivió en septiembre del 2001 cuando un barco se impactó contra el puente que conecta a la Isla del Padre con el Puerto Isabel asegura recordar ese día como si hubiera pasado ayer.

El puente se desprendió y 8 personas murieron al caer al agua.

Los elementos de rescate tardaron dos semanas para recuperar todos los cuerpos.

“Recuerdo muy bien cuando voy subiendo al puente eran exactamente la 1:43 de la mañana, el puente estaba a oscuras, no había luces, ya que el alumbrado tenía más de 1 mes de no estar en función por lo que el puente siempre estaba a oscuras. Recuerdo cuando voy manejando veo del lado de la Bahía señales de luces, luces que se prendían y apagaban más no le puse atención ya que era viernes por la noche, sé que había gente pescando, una noche normal, después me entero que eran señales que los 4 jóvenes que nos rescataron mandaban hacia los conductores para indicarnos que algo había adelante de nosotros más no le puse atención, seguí mi camino y en cuestión de segundo siento que voy en el aire, que voy volando, en ese momento no sabía que estaba pasando, no sabía si se había ponchado una llanta, si me habían golpeado y me había salido del puente, no sé, lo único que sentía era que iba en el aire con dirección al agua. En cuestión de 1 o 2 segundos caigo al agua, entré en pánico, lo reconozco, miedo, una ansiedad, desesperación ya que mi camioneta poco a poco se fue sumergiendo, el agua fue entrando por el área del acelerador, del freno y sentí que en ese momento mi vida se acababa”.

Una lamentable experiencia, una segunda oportunidad de vida.

“Entré en un momento de calma el cual me hace reaccionar que traigo el cinturón puesto, que los vidrios gracias a Dios eran manuales, en ese momento me quito el cinturón, bajo el vidrio, en que momento tome aire para salir no recuerdo, tomo aire y salgo nadando hacia un lado. Al momento de salir a la superficie en la bahía veo el puente frente a mí con el gran espacio colapsado, aun reaccionando de lo que había pasado. Oía gritos, eran de los otros sobrevivientes, estábamos cerca uno de otros, pero debido a la oscuridad no nos alcanzábamos a ver y en cuestión de minutos se acerca la lancha con los 4 muchachos que nos rescataron y nos sacan a los 3, de ahí nos llevan a la estación de guardacostas de la isla del Padre. Cada día que pasa es un día nuevo para mí, es un día que doy gracias a Dios por otro día más y en el cual me permite disfrutar de mi familia”.

Gustavo Morales es uno de los tres sobrevivientes del trágico accidente que sin duda alguna marcó su vida.