Tuberculosis: la nueva cura para la cepa más mortal de la enfermedad que acaba de ser aprobada

15 agosto, 2019

Imagen: Televisa CaliforniasCompartir Imagen: Televisa Californias

Tabasco, México

El fármaco pretomanid, tomado en combinación con otros dos medicamentos, es un tratamiento que resulta un 90% efectivo contra la cepa tuberculosa XDR-TB, considerada una virtual “pena de muerte” para quien la sufriera.

El tratamiento fue desarrollado y puesto a prueba por la TB Alliance, una organización sin ánimo de lucro creada para encontrar nuevas curas de bajo costo contra la tuberculosis. Desde 2002 ha estado trabajando en el nuevo fármaco bajo el programa Nix-TB.

El tratamiento fue aprobado por la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA). Las medidas de la FDA son generalmente adoptadas también por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en poco tiempo.

Fuente: Archivo

“La aprobación de la FDA de este tratamiento representa una victoria para la gente que sufre de estas formas altamente resistentes a medicamentos de la enfermedad infecciosa más mortal del mundo”, declaró en el sitio de TB Alliance el doctor Mel Spigelman, presidente y director ejecutivo de la organización.

“Se espera que el nuevo régimen provea un tratamiento más corto, más fácilmente manejable y altamente eficaz para aquellos que lo necesitan”, continuó el doctor Spiegelman.

Tratamiento más sencillo y corto

Los tratamientos tradicionales contra la tuberculosis implican cócteles de hasta 40 pastillas que pueden tomarse hasta por dos años, o inyecciones de antibióticos que producen efectos secundarios devastadores, incluyendo sordera, falla renal y alucinaciones.

En contraste, el nuevo tratamiento requiere apenas tres pastillas: pretomanid, bedaquilina y linezolid, que únicamente tienen que ser tomadas durante seis meses.

Fotografía: Televisa Oaxaca

En las cruciales pruebas clínicas, Nix-TB aplicó el tratamiento a 109 pacientes en Sudáfrica con la muy resistente cepa tuberculosa. En alrededor de seis meses, el 90% de los participantes se curó.

Muchos de los pacientes con tuberculosis también estaban infectados con VIH. El tratamiento durante la prueba tuvo los mismos resultados positivos para ellos.

Además, ese tratamiento farmacológico parece evitar que los pacientes propaguen la mortal infección bacteriana después de unos pocos días de iniciado el tratamiento.

Un poco más del 10% de los pacientes experimentaron efectos secundarios, incluyendo náusea, vómito, anemia y una especie de daño nervioso llamado neuropatía periférica (pérdida de sensibilidad en las extremidades).

Con información de: BBC