El origen de la catrina

26 octubre, 2019

Compartir

Tabasco, México

Las calaveras y las flores se da lugar a este personaje tan característico, que es hoy un símbolo en muchas festividades fuera de México.

La historia de la catrina empieza durante los gobiernos de Benito Juárez, Sebastián Lerdo de Tejada y Porfirio Díaz. En estos periodos, se empezaron a popularizar textos escritos por la clase media que criticaban tanto la situación general del país como la de las clases privilegiadas.

La palabra “catrín” definía a un varón elegante y bien vestido, normalmente de la aristocracia, el cual iba acompañado de alguna mujer con las mismas características.

La catrina es una figura femenina con más de 100 años de historia creada por el caricaturista mexicano José Guadalupe posada, quien originalmente la llamó “la calavera garbancera” y suponía una burla a los indígenas que se habían enriquecido y menospreciaban sus orígenes y costumbres.

Posteriormente, el muralista Diego Rivera la bautizó como “la catrina” y le dio gran difusión a este arte. El mural “sueño de una tarde dominical en la alameda central” es otra obra reconocida, elaborada en esta ocasión por rivera en 1947, donde se representa a sí mismo con la catrina, junto con Frida Kahlo y José Guadalupe. Actualmente se encuentra en el museo mural Diego Rivera en Ciudad de México.

En la actualidad, esta versión de calavera con flores, aterradora y hermosa a la vez, es una fuente de inspiración en muchas fiestas de disfraces, tanto dentro como fuera de México.

NRA