Suspenso en la Jornada 14 de la Liga MX

18 octubre, 2019

Foto: TUDNCompartir Foto: TUDN

Veracruz está teniendo problemas con los pagos y la jornada se encuentra en suspenso. Lamentablemente no es la primera ocasión que se da este tipo de situaciones en el fútbol mexicano.

El caso más reciente fue en 2017 con los Jaguares de Chiapas de los López Chargoy. El equipo descendió y ya en la segunda división, con deudas hasta el cuello, terminó por ser desafiliado del fútbol mexicano.

De los casos más recordados está el Querétaro en 2014. Los Gallos llegaron a estar tres meses sin cobrar, la situación fue tan crítica que el DIF dio algunas despensas de comida al equipo. Al final del torneo cambiaron de dueño y sufrieron menos en la parte económica.

Atlas fue otro caso, en 2013 entre tantas deudas que superaban la cantidad de 300 millones de pesos. El punto más álgido fue cuando los rojinegros fueron embargados por hacienda, para el final del año los tapatíos fueron rescatados cuando los socios del club decidieron vender finalmente la franquicia.

Y no es necesario irnos tan lejos para hablar de deudas en el fútbol. El Puebla en 2014 vivió un momento fuerte. Los jugadores convocaron a una rueda de prensa para hacer público que la directiva les debía tres meses de salario. O recordar también el reciente caso de Lobos BUAP, cuando detuvieron los entrenamientos ante la falta de pago de casi dos meses.

Veracruz podría unirse a la lista negra de clubs desafiliados por falta de pago, entre la que salen a la vista conjuntos de primera división o ascenso como Indios de Ciudad Juárez o Guerreros de Hermosillo.

La protesta de los jugadores escualos ha llegado al punto en que la jornada de este fin de semana podría verse interrumpida. La última vez que se detuvo el fútbol mexicano fue en 2017, cuando los árbitros no se presentaron como muestra de descontento ante las que consideraron tibias sanciones de Pablo Aguilar y Enrique Triverio ante agresiones al miembros del colegiado.

Kevin Balbuena