Sin justicia social, no hay paz: Bañuelos de la Torre

22 julio, 2019

Compartir

El derecho, la justicia y la paz, son los ejes rectores que, por los próximos días, serán tratados en el Segundo Congreso Internacional de la Federación Mexicana de Colegios de Abogados A.C., evento que aglutina a teóricos, juristas y expertos en la materia, quienes reflexionarán en torno a estos temas que, advirtió Soralla Bañuelos de la Torre, vicepresidenta de la Federación Mexicana de Colegios de Abogados, se encuentran crisis.

Y es que, advirtió, para alcanzar y mantener la paz, tiene que prevalecer la justicia social, que, además, es el origen del derecho, por lo que invitó tanto a los exponentes como a los asistentes, a no únicamente reflexionar al respecto, sino en la práctica diaria, aplicar conductas y acciones que ayuden a mejorar la convivencia y fomenten la justicia social.

 “La justicia social, en sí misma, es la única vía para lograr la paz, duradera, dijo, conscientes de esta reflexión y conocedores de nuestra realidad, sabemos que vivimos en medio de una profunda crisis, tenemos crisis de leyes, crisis de instituciones y de la sociedad en su conjunto, todo eso, pone en riesgo la convivencia social” (…) “Somos los juristas, abogados, impartidores de justicia y estudiosos del derecho en general, los llamados a fortalecer el estado de derecho, las instituciones, la democracia y el pleno respeto a los derechos humanos, sólo así, compañeros y compañeras, lograremos a mantener la paz”

José Luis González Martínez, presidente de la federación mexicana de Colegio de Abogados, Asociación Civil, externó su felicitación a todos los asistentes pues, dijo estar seguro, que las aportaciones de cada uno, enriquecerán el foro, objetivo principal del mismo.

Por su parte, Jehú Salas Dávila, secretario General de Gobierno, a nombre del gobernador del estado, dio la bienvenida a los congresistas, quienes acudieron de varias partes del país, y los encomió a dar lo mejor de sí, fuera y dentro y del ámbito profesional, pues, refirió, dado el contexto nacional se requieren profesionales con ética.  

 “Hablar hoy de justicia y paz, resulta, además de valioso, necesario para el desarrollo del derecho en la cotidianidad de una sociedad que se transforma todos los días, por todo esto, se precisa que necesitamos profesionales de los derechos convencidos de que la abogacía, más que una consagración académica, se trata de una concreción profesional”