Sin contaminación Río Sonora por derrame de mina aseguran investigadores de asociación latinoamericana

1 agosto, 2019

FILE - In this Aug. 12, 2014, file photo, the Sonora River, contaminated by the spill of about 10 million gallons of copper sulfate and heavy metals from the Buenavista copper mine, makes its way through the hills near the town of Mazocahui in the northern state of Sonora, Mexico. The Attorney General for Environmental Protection announced on Monday, March 2, 2015 that they have fined the mining company about $1.5 million for the Aug. 7 spill and the mine will be allowed to reopen. The mine operated by Mexican conglomerate Grupo Mexico has also been ordered to pay $133 million into a restoration and remediation fund. (AP Photo/El Imparcial, Julian Ortega, File)Compartir FILE - In this Aug. 12, 2014, file photo, the Sonora River, contaminated by the spill of about 10 million gallons of copper sulfate and heavy metals from the Buenavista copper mine, makes its way through the hills near the town of Mazocahui in the northern state of Sonora, Mexico. The Attorney General for Environmental Protection announced on Monday, March 2, 2015 that they have fined the mining company about $1.5 million for the Aug. 7 spill and the mine will be allowed to reopen. The mine operated by Mexican conglomerate Grupo Mexico has also been ordered to pay $133 million into a restoration and remediation fund. (AP Photo/El Imparcial, Julian Ortega, File)

Hermosillo, México

Investigadores de la Asociación Latinoamericana de Hidrología Subterránea para el Desarrollo, aseveran que el derrame de alrededor de 40 mil metros cúbicos de lixiviado ácido no contaminó como tal el Río Bacanuchi y el Río Sonora, incidente ocurrido el 6 de agosto de 2014, por parte de la mina Buenavista del Cobre.

Miguel Rangel Medina, presidente de la asociación, habló sobre el trabajo hecho por alrededor de 30 investigadores de diferentes instituciones, de los cuales, seis realizan una compilación de sus investigaciones.

Se trata de una edición especial de la revista Latino-Americana de Hidrogeología, el Agua Subterránea y el Ambiente “Contingencia de derrame en el Río Sonora y procesos geoquímicos ambientales en una cuenca hidrológica mineralizada”.

Dicha revista se elabora desde hace 34 años y tiene como misión la divulgación científica, sobre todo de temas relacionados con el agua subterránea en diferentes partes del mundo.

“Nosotros lo que encontramos y coincidimos, porque los trabajos no fueron en conjunto, cada quien hizo sus trabajos, es que la dilución y la aplicación de la cal, que es el protocolo inmediato, hizo efecto inmediatamente y ni siquiera salió del arroyo Tinajas, que tiene una extensión del orden de 17.8 kilómetros, entonces realmente vemos que no salió, no alcanzó al Río Bacanuchi y si llegó a pasar, porque hubo una intensidad fuerte de lluvias en ese momento, el arrastre por el río lo que llevó fue una solución muy, muy diluida, cargada más de cal, que fue la que hizo el efecto visual”, explicó.

A través de 110 páginas, la revista incluye seis artículos relacionadas a la descripción de los hechos, riesgos de la salud, origen de la zona mineralizada, estadística de datos y resultados analíticos, anomalías mineralógicas y ubicaciones de estas.

Detalló que en el caso particular de la cuenca del Río Sonora, es una zona hidrológica mineralizada.

“Hay una presencia de metales pesados que ya estaba conocida por nosotros, o sea, la presencia de metales pesados no la vas a quitar, tú tienes una cuenca mineralizada (…) pero es un efecto natural, la cuenca tiene esa presencia de metales pesados debido a que hay una gran cantidad de mineralización en la cuenca y eso sucede por lo menos desde hace 12 millones de años, es decir, no es culpa de nadie, es como digo, yo no quiero ser cambio climático porque al cambio climático de todo le echan la culpa”, expuso.

Rangel Medina dijo que lo ocurrido hace cinco años con este derrame deja una alerta para las empresas mineras, el gobierno y la creación de regulación en sus procesos.

“Se ha aprovechado tanto por las autoridades anteriores que de inmediato cambiaron la política de presas, por ejemplo, las presas actualmente tienen un rango de seguridad más elevado, ahora están incluidos en un sistema de seguridad de empresas. Las presas de jales no estaba con normatividad por la Comisión Nacional del Agua, ahora están como infraestructura hidráulica, entonces hemos ganado, no digo qué, qué bueno que fue el accidente, no, de repente se malinterpreta, tampoco nos fue bien, no, pero qué bueno que sucedió, gracias a un conflicto se mejora, entonces, realmente, es una alerta”, apuntó.

Dicha información fue presentada ante las diferentes cámaras empresariales de Sonora.

Karina Barraza