“Si o no a los padres solteros”

26 mayo, 2019

Fotografía: VeintitantosCompartir Fotografía: Veintitantos

Todos los hombres tenemos la oportunidad de ejercer nuestra paternidad al igual que las mujeres su maternidad. Tanto uno como otro, más que derecho por los hijos, tenemos  responsabilidad sobre la educación y manutención del menor, para que este, crezca como un ciudadano ejemplar.

Pero qué pasa cuando en el núcleo familiar, ya sea por divorcio, enfermedad, abandono, o muerte de la madre, el padre queda soltero y se convierte en el único responsable del pequeño.

Por ello aquí la idea de proponer la hipótesis de que “Un hombre tiene la capacidad para sacar adelante a sus hijos cuando no existe la presencia o apoyo de la madre.” Tomando en cuenta de que a pesar de que el hombre, por cuestiones genéticas y sociales tiene conductas diferentes a las de una mujer, puede adaptar y aportar lo necesario para la educación de los hijos.

En entrevista con la socióloga Angie Tello, comenta que los hombres pueden desarrollar al igual que las mujeres, muchas de las actividades que las madres realizan normalmente con sus hijos, que aunque no es un papel reemplazable, pueden conseguir satisfacer las necesidades de los menores con ayuda del amor.

Por otro lado, Francisco Vázquez, abogado, asegura que en cuanto a ley se refiere, aún hay mucho por legislar a favor de los padres solteros, ya que, en su mayoría, las leyes protegen en mayor medida al género femenino. Poniéndolo así en una mayor desventaja.

Entre otras cosas y analizando un sondeo, se pudo notar que aún hay muchos hombres que por ideología consideran que no son capaces de cubrir con esa responsabilidad al cien por ciento.

Es así, como A través de este artículo, se pretende motivar a la reflexión, entendiendo que hay muchas perspectivas con respeto al tema. Posibilidades donde el hombre también puede ceder el papel del atacante o del desobligado, para ocupar el de “responsable, cariñoso, fuerte y dedicado.”

Los hombres y las mujeres podemos encargarnos de nuestros hijos sin problema, tengamos o no una pareja. Contamos con dos manos, dos pies, ojos, corazón y fe necesarios para defender a los bebés, niños y adolescentes del mundo. No denigremos con malos entendidos y acciones negativas las grandes posibilidades que tenemos los caballeros para crecer espiritualmente, avanzar como género y demostrar que si podemos.

Rodrigo Balderas