Se busca al Puebla del diablo

22 mayo, 2021

Foto: TUDN Compartir Foto: TUDN

Puebla, México

Urge encontrarlos, hay una misión importante para ellos el próximo domingo y no aparecen. Si usted los ha visto, por favor avise. La última vez que se les vio fue en las inmediaciones del estadio Alfonso Lastras, en San Luis Potosí. Vestían con short blanco y playera blanca con una franja azul en el pecho. Como señas particulares, estaban sumamente motivados y felices.

Fue el 17 de abril, la última vez que vimos al Puebla goleador. Le habían clavado cuatro al Atlético y sumaban 14 goles en 4 partidos. Eran una máquina de anotar, en ese momento, la mejor ofensiva del torneo. Desafortunadamente, después de ese juego, todo cambió. A la Franja se le mojó la pólvora y apenas pudo marcar uno en los siguientes cinco partidos, pasando de la mejor, a la peor ofensiva, en ese mes.

Hoy, tras el partido de ida en Torreón, los camoteros están obligados a meter tres goles si quieren mantenerse con vida. Urge localizar a ese Puebla goleador, en especial, al Puebla del diablo, el que se metió al infierno de Toluca y casi mata de un infarto al mismísimo Satanás del fútbol mexicano. Ese equipo capaz de meter cuatro por partido. Que puede remontar hasta tres veces en un mismo juego y que, pese a recibir un gol letal al minuto 87, al 89 lo repuso para sacar el empate.

El Puebla agresivo, ordenado y con personalidad, de Larcamón, no desapareció en el torneo. Se mantuvo y robó aplausos semana a semana, pero sí el equipo goleador. Ese es el que no aparece y es el único que podría resolver el juego del próximo domingo en el Cuauhtémoc. La gran pregunta ahora es, si dará tiempo de encontrarlo. El único que sabe dónde buscarlo es el propio Nicolás y solo tiene un día para hacerlo.

Ese Puebla que le metió, en filita, cuatro goles a Toluca, tres a Mazatlán, tres a Pachuca y cuatro a San Luis, no tendría porqué tener problemas para meterle tres a Santos este fin de semana. Pero si no aparecen pronto, el juego tendrá que disputarlo el Puebla del cierre de torneo y de la Liguilla, y ahí si preocúpense, porque esos, no le hacen gol ni al arcoíris, aunque sigan dejando el alma en la cancha y agradándole al público.

La misión es muy clara. Hoy ya no se trata de presionar, entregarse, luchar, correr, triangular o de agradar, hoy se trata de hacer goles, al menos tres. Así de fácil, así de difícil.

Luis Tamariz