ROFLEXION: “ESTOY CONTIGO”

20 abril, 2019

Fotografía: Claudette AbdalaCompartir Fotografía: Claudette Abdala

Seguramente has dejado ir a cosas importantes desde el año pasado y en este, te has visto obligado a despedirte de cosas que querías y otras no. Tus lagrimas han caído de manera común y otras mas las has tenido que tragar para seguir respirando.

El año ha avanzado tan rápido que esta apunto de despedir la primavera para dar recepción al verano y con ello, las estaciones siguientes. Las horas no tienen pausa y el calendario arranca sus hojas tan rápido como una estrella fugas. A veces, ese ritmo tan rápido hace que sintamos el mundo encima de nuestros hombros obligándonos a caminar en un mundo ajetreado pero con paso lento.

Seguramente has dejado ir a cosas importantes desde el año pasado y en este, te has visto obligado a despedirte de cosas que querías y otras no. Tus lagrimas han caído de manera común y otras mas las has tenido que tragar para seguir respirando.

Quiero imaginar, que sientes como la tristeza se apodera de tu pecho y se aferra tan fuerte que no te deja incluir algo amable cercano a tu corazón. Incluso te sientes cansado sin haber hecho ejercicio y sigues triste pese la caducidad del problema.

Puedo ver que te cuesta querer hablar y que deseas que las horas pasen mas rápido de lo que su motor tiene programado. No tienes ganas de salir y crear planes perfectos llenos de entusiasmo para salir a la calle y disfrutar la tarde y ver morir el sol.

Será difícil saber ¿Qué paso?, trato de suponer que es lo que tienes, pero de lo que si estoy completamente seguro, es que estas letras pretenden acompañarte en este ratito que decidiste leer algo. No quiero juzgar, criticar o señalarte, solo quiero te sientas acompañado, déjame abrazarte desde aquí sin importar si nos conocemos o no. Es necesario que abras la llave de tu corazón y dejes correr esos líquidos emocionales que te ahogan por dentro. Esas burbujas de aire que exprimen tu sonrisa y no te permiten respirar con tranquilidad.

Déjame regalarte una sonrisa y un abrazo sincero, de esos que se dan con los ojos bien cerrados, no nos digamos nada, solo quiero que seamos cómplices de un momento que es difícil para ti y que deseo de todo corazón puedas sanarlo a la brevedad. Te pido no guardes lo que sientes, háblalo, razónalo, llóralo y déjalo que fluya. Respira fuerte y exhala de la misma manera, toca tu corazón, escucha tus latidos, date cuenta que estas vivo y yo mientras tanto, estoy contigo.

Rodrigo Balderas