NOTICIAS

Recomiendan asesoría especializada para enfrentar perdida de familiares por Covid-19

La Pandemia ha dejado a nivel mundial perdidas desde un empleo, un negocio o incluso la muerte…

La Pandemia ha dejado a nivel mundial perdidas desde un empleo, un negocio o incluso la muerte de un ser querido.

Probablemente conforme el Semáforo Verde se mantenga y más personas logren ser vacunadas podríamos finalmente tener la posibilidad de vivir el duelo por el fallecimiento de un ser querido.

Para especialistas cómo Mari Carmen Mora, psicóloga, éste podría ya ser un buen momento para experimentarla y despedirse.

“Un proceso de duelo saludable emocional dura más o menos un año entonces si contamos los meses nosotros tendríamos que ir familia por familia o estado por estado para determinar cuándo comenzó su duelo, pero es un referente para todos en general a partir de la pérdida transitamos durante un año con este proceso de dolencia”. Maricarmen Mora, Psicóloga.

Hay algunas formas en las que podemos comenzar con nuestro proceso de despedida, y no necesariamente porque se trate de olvidar a la persona que se nos adelantó sino porque requerimos cerrar este ciclo para avanzar en medio de esta contingencia sanitaria que aún no ha sido superada del todo.

“Claro que sería un buen momento para llevar a cabo todos estos rituales de despedida independientemente que los pudieran ser físicamente en los hogares nos podemos hacer desde nuestros hogares con algunos ejercicios a través de lecturas escuchar cierto tipo de música para cerrar ciclos creo que sí es un buen momento para ir cerrando el círculo”. Maricarmen Mora, Psicóloga.

Algunas propuestas que hace la especialista son escribirle cartas a ese ser querido que muriese para generar una especie de diálogo dar gracias pedir perdón o simplemente lamentar que ya no esté.

También se pueden reunir en familia con la fotografía de la persona que ha partido invitando a que todos digan unas palabras de despedida compartiendo el dolor y también los recuerdos de lo vivido.

Son situaciones sumamente dolorosas pero que también pueden ayudar a generar resiliencia y a comprender que entra el dolor hay fortalezas y aprendizaje que nos permitirán seguir adelante.

Con información de Héctor Rangel.