¿QUÉ NOS ESTÁ PASANDO?

30 mayo, 2019

Imagen: Revista ViveCompartir Imagen: Revista Vive

“En esta época de muchos seres humanos, nos falta humanidad”.

Es cierto que cuando entramos a redes sociales, vemos las fotos de nuestros amigos y conocidos y todos de alguna manera están involucrados en algún tema social: la ecología, el apoyo a niños indígenas, el rescate de algún animal en peligro de extinción, la desigualdad y la lucha contra la corrupción, la lucha por la equidad de género, el derecho de las mujeres, el machismo, la hambruna y pandemias que se viven en Africa, la esclavitud sexual y laboral, la castración y matrimonios forzados en niñas, etc.

A veces, no están involucrados activamente, sin embargo, sí emiten opiniones, juicios, comentarios, comparaciones e incluso no es difícil ver que por ahí se abre algún debate o discusión que hasta puede llegar a terminar con amistades en Facebook que existían desde 2010 y que se te recuerda cada año.

Cada día se abren nuevos retos, y aunque hay algunos que no tienen una finalidad u objetivo específicos, hay otros que sí, como todas esas personas que están publicando fotografías en donde están recogiendo basura o ayudando a su comunidad de alguna manera.

Por todos lados hay documentales que nos explican estas realidades y que nos educan más al respecto.

Todo eso está bien, pero me pregunto: ¿y si no tuviéramos forma de publicarlo, lo seguiríamos haciendo? ¿Nos seguirían interesando estos temas?

Empezar por algo está bien, siempre hay que dar primeros pasos para empezar a avanzar, sin embargo, tenemos que ser más críticos y analíticos, no con los demás, si no con nosotros mismos. Preguntarnos por qué hacemos lo que hacemos, por qué dejamos de hacer, por qué a veces las cosas importan si las vuelvo públicas, pero no les damos la misma importancia si las guardamos para nosotros mismos, cuando en realidad, lo que importa es hacerlo.

Cuando somos capaces de vibrar con los otros, de hacer empatía, de ponernos en los zapatos de los demás, de aprender a respetar y tolerar las diferencias sin necesidad de entrar en provocación, de captar que hay valores universales como la compasión y el amor que son necesarios conectar con las personas, entonces en realidad estamos siendo humanos y estamos compartiendo humanidad.

¿De qué sirve preocuparnos por todo eso que sólo conocemos por fotografía o que está al otro lado del mundo, si luego, no somos capaces de hacer nada por quienes nos rodean en la comunidad donde nos desarrollamos: ¿nuestro lugar de trabajo, el colegio o club social o deportivo donde asistimos, nuestra colonia o vecindario, y qué decir de nuestra familia?

Tenemos que empezar a conectar más con las personas, mirarnos a los ojos, entender que somos diferentes. Tenemos que empezar a tratar a los otros como queremos ser tratados. Tenemos que enseñarles a nuestros niños a respetar a los animales, el medio ambiente, a consumir conscientemente. Tenemos que recordar que el ejemplo, es la mejor forma de enseñar.

Cuesta mucho desarraigar viejos hábitos, sembrar nuevas semillas en la mente y en el corazón, pero se puede hacer. Sólo necesitamos empezar.

Psicoterapeuta Gina Uribe