TRABAJAR PARA NIÑOS ES UNA MANERA DE CAMBIAR AL MUNDO

31 julio, 2020

Fotografía: AvanzaEnTuCarreraCompartir Fotografía: AvanzaEnTuCarrera

Puebla, México

Nos la pasamos esperando que el gobierno y la situación de nuestro país y el mundo cambie, cuando la solución más próxima y fuerte está dentro de cada uno de los hogares que habitan en el planeta y que guardan la esperanza de un futuro prometedor a corto plazo.

Los niños de hoy en día consumen cada segundo las sobras verbales y mercadológicas de los adultos, entre ellas: sus malas noticias, falta de empatía, ansiedad, intolerancia, racismo, etc. Parte de la educación que reciben en casa es resultado de las horas que pasan frente a la computadora, celular o televisión; de las amistades que los rodean y del ejemplo que miran en sus padres, maestros y demás adultos.

Trabajar para los niños podría ser la mejor estrategia de cambio en un mundo tan contaminado. si enfocáramos nuestra atención a las personas más importantes de los adultos, seguramente las propuestas y los cambios serían mucho más grandes y no perderíamos tanto tiempo en querer restaurar a los ya rotos de tanto tiempo. 

Trabajar para niños es terapéutico, ellos te brindan energía positiva y aquella capacidad de asombro que con el tiempo pierdes por querer correr tan rápido. Los niños te aterrizan, te enfrentan y te hacen recordar que no todo está perdido y que los humanos tenemos aún mucho por ofrecer.

Los niños te hacen valorar la vida, el tiempo y su calidad. Trabajar para ellos te hace ser creativo, fuerte, sensible, apasionado y un poco más feliz de lo normal. No forzosamente tienen que ser tus hijos, puedes disfrutarlos como alumnos, sobrinos o conocidos. Ellos están ahí para recordarte que no puedes ser un adulto al 100% y que cuando los libros, la ciencia, la política, la religión no puedan explicarte algo, ellos estarán ahí con respuesta más directa, honesta y fácil. 

Rodrigo Balderas