LA CASA DE MATERINIDAD

30 mayo, 2020

Fotografía: EspecialCompartir Fotografía: Especial

Puebla, México

Dentro del centro histórico se puede apreciar y disfrutar de un sinfín de edificios que de verdad engalanan y hacen única a Puebla, pero también hay muchos que han perdido su brillo y las personas han olvidado su valor histórico.

Un ejemplo que tal vez veas a diario o al menos cuando te das una vuelta por el centro es un edificio que se hace único por unas paredes de ladrillo rojo, se encuentra alrededor de edificaciones fabricadas con el entonces tradicional adobe, también reconocido como el hospital de una universidad de paga, pero no fue hecho por esta institución.

Todo se remonta a los años 1800, donde un hombre llamado Luis Haro y Tamariz vio en su camino como una mujer daba a luz en una zanja sin las menores medidas de higiene y cuidados para la criatura que traía al mundo, de aquí se desató una gran inquietud de este hombre por crear una casa de maternidad donde se les diera la atención debida a las mujeres embarazadas con pocos recursos.

Se dio a la tarea de buscar permisos y apoyo por todos los lugares posibles, pero a pesar de ser una gran idea para ayudar a las mujeres en desamparo, las autoridades le negaron varias veces la aprobación, según ellos porque no podía prometer tener las medidas sanitarias pertinentes para el lugar como espacio y ventilación.

A pesar de esto el señor Luis Haro siguió luchando por su objetivo hasta que se les fueron conseguidos los permisos, de 1879 a 1885 junto a un arquitecto reconocido en la ciudad se dieron a la tarea de levantar la construcción, quedando como resultado, para ese entonces la Casa de Maternidad más grande de Latinoamérica.

Luego de esto se fue expandiendo a otras áreas y especialidades, después forma parte del consorcio de una universidad, pero sigue siendo un referente para todos los poblanos.

Mauricio Cervantes