EL BANCO

13 enero, 2021

Fotografía: PINTERESTCompartir Fotografía: PINTEREST

Puebla, México

Hoy en día la banca es muy necesaria casi para la mayoría de los habitantes a nivel mundial, con sus diversas empresas y constante avance tecnológico se puede decir que podemos llevar el banco a donde nos encontremos sin importar delimitación fronteriza.

Pero no siempre fue así, en México el avance fue poco a poco desde el famoso trueque para poder conseguir alimento y ropa hasta ser parte de un mercado bursátil casi “autónomo”.

Según los historiadores el éxito de los bancos precisamente en territorio poblano se dio por la empresa que levantó esta región, nos referimos precisamente al mercado o empresa textil, en un principio los empresarios o emprendedores que soñaban con levantar su imperio de los telares se refugiaban en los famosos “agiotistas” o prestamistas, no eran más que personas adineradas normalmente europeos que con su fortuna amasaban más dinero con el cobro de intereses a empresarios que requerían de soltura económica para la compra de insumos, maquinaria o pago de mano de obra para levantar su negocio.

Luego con el crecimiento o evolución de la misma sociedad se crean los bancos establecidos, en puebla se toma como punta de lanza el “Banco Avío” en el año 1830, el banco que se caracterizaba principalmente por el apoyo que le daba a las empresas, en especial al ramo textilero, pero solo duró 11 años pues Antonio López de Santa Anna lo mandó cerrar, con esto se detonaron muchas más empresas que hasta la fecha siguen con el legado, tal vez con otros nombres y asociaciones pero se habla de un territorio lo bastante cerrado para ser algunas las que brillen mundialmente.

Será un cuento de nunca acabar y si bien apoyan a las mentes con idea de emprender también pueden ser un hoyo negro para los que no saben administrarse, así de esta manera se vislumbraba en 1830 la primer banca en el estado de puebla.

Mauricio Cervantes