ENTRETENIMIENTO

Cuando realmente te despides

Puebla, México

Decirte adiós fue difícil despedirme una pesadilla, no estaba preparado, ningún “as” bajo la Mezclilla. 

Ante tu partida, busqué apartarme, empecé con nuestra música, nuestros lugares, luego las coincidencias, después nuestras complicidades. 

No importaba que tanto doliera, fui cruel evitando que volviera, tres cúmulos de recuerdos los de siempre sobre la mesa. 

Poco a poco y sin prisa me deshice de cada uno, varios los corté , otros los rompí otros los vendí , lo que sobró lo regalé. 

La idea era tenerte lejos, tan lejos donde no pudiera alcanzarte, mientras te necesitaba tanto, mientras no dejaba de extrañarte, los meses fueron cayendo 

Uno a uno en el tiempo la mente se fue limpiando de Ella se fue despidiendo. El Adiós es una palabra efímera; podrá decirse muchas veces Y de manera sencilla; pero cuando realmente uno con el alma se despide. No habrá de que arrepentirse.

Rodrigo Balderas