¿Qué le vendió Puebla a León?

9 junio, 2021

Foto: TUDNCompartir Foto: TUDN

Puebla, México

La venta de Omar Fernández a León ha desatado una serie de críticas de parte de la afición camotera, hacia la directiva. Y no es para menos, no solo vendieron a dos de los más queridos por la afición, además, a gran parte de la producción ofensiva del Puebla en los últimos dos torneos.

Concretamente, en el Torneo Guard1anes Clausura 2021 BBVA MX que dirigió Larcamón, Puebla consiguió 25 goles en temporada regular, más uno anotado en Liguilla, ante Santos, justamente de Ormeño. El único camotero que pudo marcar en los cuatro juegos de segunda ronda que disputaron.

De esos 25 goles, cinco fueron asistencia de Omar y nueve los metió Ormeño. En sumas simples, estos dos futbolistas intervinieron en la mitad de los goles anotados. Eso le vendió Puebla a León. Nueve goles, cinco asistencias y 2,501 minutos de juego, entre ambos, solo en torneo regular.

Vender la mitad de tu producción ofensiva y a dos consentidos, hace enojar a cualquier afición, pero esa es la apuesta de la Franja y, si algo hay que reconocerles, es que ya lo hicieron una vez y les salió perfecto. Con la venta de Angulo, Cavallini y Vikonis; Puebla dejó ir t casi la mitad de su producción ofensiva y toda su efectividad defensiva en el arco. Al final nada pasó, por el contrario, Puebla mejoró sus números y sin ellos alcanzó semifinales. Si no es por la, también criticada salida de Lucas Cavallini, la afición no hubiera conocido a Ormeño ni estaría lamentando su salida.

El reto de la directiva enfranjada será volver a tener la gran visión, para traer futbolistas con el mismo o mejor rendimiento.

De entrada, en cuanto a cuota goleadora se refiere, el panorama no levanta expectativa. La llegada de Fernando Aristeguieta no supone, al menos numéricamente, un refuerzo importante. El venezolano solo marcó tres goles en el reciente torneo. Muy por debajo de lo hecho por Ormeño, apenas a la par de Tabó, el tercer mejor anotador del Puebla, e incluso abajo del ‘Fideo’ Álvarez. El tapatío, siendo suplente y con la mitad de minutos jugados, tuvo mejor rendimiento que el de Mazatlán.

Puebla con el venezolano, al menos en el papel, tendría una cuota goleadora mucho más baja. Situación que preocupa si tomamos en cuenta que fue el gran dolor camotero en el cierre del torneo. Ni con Ormeño ni con Omar, pudieron hacer más de un gol en cinco juegos. Con Fernando el panorama no es alentador, no obstante, ese es el trabajo de Larcamón, sacar lo mejor de un futbolista que sí tiene talento. Para ser justos, la expectativa levantada por Ormeño antes del Clausura 2020, era aún peor. El jugador traía sus números en cero y lograron hacerlo figura, entre Reynoso y Nicolás.

La apuesta camotera es clara, hacer feliz a la afición con resultados y no con la generación de identidad, a través de los jugadores. Si lo logran, nadie reprochará nada.

Luis Tamariz