DEPORTES

Los clavados dividen a México

Puebla, México Parece que esa mágica capacidad de dividir al país y para poner a unos contra…

Puebla, México

Parece que esa mágica capacidad de dividir al país y para poner a unos contra otros, que ha caracterizado al actual gobierno mexicano, también se tiene en las instituciones deportivas.

El cuarto lugar conseguido por Carolina Mendoza y Dolores Hernández, en los clavados sincronizados de tres metros, hizo crecer el debate en torno a la ausencia de Paola Espinosa.

Fue la propia medallista olímpica la que, a través de sus redes, lanzó un comentario, lamentando que no se logrará medalla e ironizando con que, era su turno y no la dejaron pelear por el metal. En seguida, algunos deportistas la respaldaron, pero otros más se le fueron con todo, entre ellos, la propia Dolores Hernández, quien de la misma manera irónica, recordó que ese cuarto lugar es histórico para México, en alusión al quinto lugar obtenido por la propia Paola, en los juegos anteriores.

Más allá de atacar a una u otra y juzgar respecto a quién tiene la razón, lo más lamentable es que nadie gana con esto. El trabajo en deporte lo hacen los deportistas. Ellos son los personajes fundamentales que entrenan y hacen el desgaste. A las autoridades solo les corresonde una tarea, administrar y transparentar los recursos y los procesos, para que los deportistas no tengan que distraerse en cosas ajenas a su rendimiento depotivo. La actual administarción no pudo hacer eso. No supo llevar procesos claros que no se prestaran a malas interpretaciones. Tampoco pudo poner orden y dejó que la bomba estallara. Si las autoridades no pueden transparentar procesos, poner orden y crear unidad, entonces, para qué estan. Ni entrenan, ni compiten, ni logran mediar, ni invierten.

El gremio deportivo debe estar unido. Paola Espinosa ya es una figura del deporte mexicano y como tal se le deber tratar. Las autoridades deberían cuidar a los poquísimos atletas nacionales, que han tocado la gloria, para que su legado y experiencia impacte en los que vienen detrás. Los procesos selectivos deben generar una competencia sana, que permita obtener a los mejores, no un desgaste que confronte.

Carolina y Dolores tienen razón en exigir respeto a su trabajo, luego de lograr un honroso cuarto lugar, con un boleto que, justamente, se ganaron en un control técnico. Pero Paola también tiene razón en sentirse molesta, por tener que exponer un boleto, que ella consiguió y ganó, en un control técnico, que si bien, puede medir que atleta está en mejor nivel en ese momento, deja de lado la experiencia que atletas de renombre ya tienen, y que pude marcar diferencia, al momento de lidiar con la presión, ya en competencia. Ganar un control técnico, no garantiza que después ganarás una medalla.

La esencia del deporte, es que los deportistas luchen por su propia gloria y la conserven. Nadie debería quitárselas. Las autoridades no son nadie, para disponer de un boleto que ellos no pelearon, ni ganaron y luego decidir como lo pondrán en disputa. Un atleta que obtuvo un logro personal, nunca debería perderlo. Es suyo y de nadie más.

Luis Tamariz