DEPORTES

Bélgica es la nueva Holanda

Puebla, México

La Selección de Bélgica es uno de los equipos más fuertes que existen actualmente. Su capacidad futbolística es enorme, gracias a que gozan de una auténtica generación dorada, plagada de estrellas, entre las que destacan nombres como Courtois, De Bruyne, Hazard o Lukaku. Sin embargo, pasan los años y parece que estos jugadores se retirarán del representativo nacional con las manos vacías. Pintan para ser la nueva Holanda.

La famosa naranja mecánica siempre ha sido un ejemplo de buen fútbol. Es un país que siempre presenta representativos plagados de estrellas, pero que nunca logra ganar nada.

Su última generación dorada, integrada por Van Persie, Robben, Sneijder, Van der Vaart o Van Bommel, por mencionar a algunos, estuvo a punto de tocar la gloria en 2010 en la final de la Copa Mundial. Pintaban para ser campeones del mundo por primera vez, tras perder dos finales en su historia, pero Iniesta apareció al minuto 116, para condenarlos otra vez.

Hoy Bélgica, parece estar condenado a vivir una historia similar. En cada certamen que aparecen, con su generación de oro, roban cámara y compiten al máximo nivel, haciendo creer a su afición, que están listos para ser campeones, pero no, al final, siempre la figura que define el partido importante, siempre juega en el equipo contrario.

En Rusia 2018 dieron una gran copa del mundo. Lucían fuertes para jugar la final, pero un gol del francés Umtiti al minuto 51, los dejó fuera en semifinales. Al final se conformaron con el tercer lugar, tras vencer a Inglaterra en el famoso partido que nadie quiere jugar.

Dos años después en la Eurocopa, regresaban a escena con ganas de revancha, pero les fue peor. Italia los dejó fuera en cuartos de final, sumando una decepción más.

Hoy, la naciente Nations League, se presentaba como la oportunidad de ganar un torneo que si bien, aún no tiene gran importancia, sí reúne a las grandes potencias, pero tampoco resultó positiva para ellos. Al minuto 40, ganaban 2-0 la semifinal ante Francia. La mesa estaba puesta para consumar la venganza de aquella semifinal en Rusia, pero entonces, aparecieron los fantasmas que durante años persiguieron a los holandeses. Al 69 Mbappe los empató y al 90, Theo Hernández los sentenció con el 3-2 que los volvió a dejar en la orilla. Para colmo, en esta edición, ni premio de consolación hubo, pues con un equipo alternativo, este fin de semana perdieron ante Italia el juego por el tercer lugar.

Bélgica es la nueva Holanda. Aun hay tiempo de quitarse ese estigma, pues sus grandes figuras rondan los 30 años y llegarán en total plenitud al mundial de Qatar, ahí podrían romper su maldición y lograr hacerse de una copa, pero si no, los siguientes años ya serán los de salida para muchas de sus estrellas.

Luis Tamariz