Puebla y Reynoso, lejos están mejor

17 mayo, 2021

Foto: TUDNCompartir Foto: TUDN

Puebla, México

En diciembre del 2020 el Puebla anunció el cese de Juan Reynoso, como entrenador de la Franja, tras dirigir 43 partidos de los cuales solo ganó 15 y perdió 20. Aunque en aquella ocasión jugó Liguilla por la vía del repechaje, no pudo colocar a Puebla entre los ocho mejores y mucho menos, convencer a su afición de que el equipo tenía potencial para avanzar. Aunque dio la gran sorpresa eliminando a Monterrey, la confianza en que el equipo fuera protagonista en Liguilla no era mucha, y al final terminaron eliminados por León.

Tras aquel despido, tanto entrenador y cuerpo técnico, como club y aficionados, vivieron un periodo de incertidumbre, sin saber, que ambos estaban por tomar su mejor decisión.

Sin duda alguna, lejos están mejor. Ninguno extraña al otro. Juan Reynoso vive en Cruz Azul un torneo de ensueño y ya están en semifinales. Su equipo se ha llenado de aplausos y la afición cree en el más que en nadie. No todos los entrenadores son para todos los equipos. En Puebla el, “fuera Reynoso”, se volvió una tradición de cada 15 días, pero hoy está convertido en un héroe celeste y la confianza en ser campeones, es mucha.

Por el otro lado, con la afición enfranjada pasa algo similar. Con Larcamón también están viviendo un torneo de ensueño, también están en semifinales, e igualmente, hay mucha confianza en que este equipo camotero pueda jugar una final, después de más de 30 años.

Lo más curioso de todo es que, existe la gran posibilidad de que ambos equipos se puedan enfrentar en esa gran final. Primero deberán superar a sus rivales de semifinales, pero en caso de lograrlo, la mesa está puesta para que pueda darse la combinación de una final blanquiazul, lo que, sin duda, se convertiría en la final del morbo.

Quién lo iba a decir, separarse fue la mejor idea para ambas partes. El divorcio perfecto, donde nadie perdió y los dos ganaron. Desafortunadamente, en una hipotética final, las cosas no serían iguales. Uno se llevaría el gran botín y el otro, el amargo sabor de la derrota. De haber tenido en sus manos la liga y haberla dejado escapar.

Ambos se hicieron el gran favor al alejarse, pero podría llegar la hora, de ajustar cuentas pendientes, de uno o de otro lado. Primero, debemos disfrutar las semifinales y esperar a que estos dos equipos, den el paso más importante de todo el torneo.

Luis Tamariz