Pintas escolares, difícil de erradicar

25 mayo, 2019

Compartir

Tamaulipas, México

De acuerdo al director de la escuela secundaria técnica 51 en Matamoros, Rogelio Cinta García, ninguna escuela está exenta de que sus alumnos se vayan de pinta y es un problema que solo entre padres de familia y escuela pueden trabajar para aminorar estas acciones de los jóvenes que pueden poner en riesgo su seguridad.

y es que asegura la pinta inicia desde casa, es decir los jóvenes pueden salir de casa con uniforme y mochila, pero nunca llegar a la escuela.

Para los que llegan a la escuela es un poco más complicado el salir, ya que en muchas escuelas se ayudan de cámaras para vigilar a la población estudiantil y de la colaboración de prefectos y maestros para supervisar a los jóvenes, aun así, se llegan a tener pintas.

“Regularmente los alumnos que se van de pinta pues obviamente no pisan la escuela, más que nada es responsabilidad de los papas que no hay la certidumbre de que sus hijos no están en la escuela y nosotros aquí tenemos cercada toda la escuela, a la hora que entran los alumnos tenemos un filtro con los prefectos, el coordinador y los orientadores”.

Y es que el tema sale a relucir después de que una joven de una escuela secundaria terminara lesionándose en un balneario cuando se fue de pinta.

Para el director de esta secundaria es difícil detectar a los jóvenes en pinta cuando están fuera de la escuela porque muchos llegan a llevar cambio de ropa y no andan con uniforme en la calle.

“Nosotros hacemos todo lo humanamente posible por tener un control, pero de hecho hay alumnos que no vienen a la escuela, pero se van de la casa no se van de la escuela de pinta. Nosotros no hemos tenido ese problema gracias a dios, pero exhortamos a los papas a que estén muy vigilantes de sus hijos”.

Solicitar a los balnearios o centros de entreteniendo el prohibir la entrada a jóvenes solo podría estar en manos de autoridades de alto rango y aun así lo ve complicado porque al final son negocios que esperan la llegada de clientes.

Exhorto a los padres de familia a estar muy al pendiente de sus hijos y poner también de su parte para asegurarse de que los jóvenes acuden a sus planteles educativos.