Perú sí piensa en Santiago Ormeño

25 febrero, 2021

Foto: Club PueblaCompartir Foto: Club Puebla

Puebla, México

Aunque desde el torneo anterior, el entonces entrenador del Club Puebla Juan Reynoso, candidateaba a Santiago Ormeño a la Selección Peruana, es ahora cuando la posibilidad se vuelve una realidad.

En entrevista para el diario peruano AS, el director deportivo de la Federación Peruana de Fútbol, Juan Carlos Oblitas, declaró que “si hay un momento para que sea tomado en cuenta Santiago Ormeño es este, porque está pasando por un buen nivel”.

Con esto, la posibilidad de que el mexicano sea convocado para la fecha doble a partir del 24 de marzo, está latente. Sin embargo, un llamado es apenas el comienzo de una lucha por un puesto. Por convencer al entrenador, de que sí mereces un puesto en la Selección. Y ahí, es donde el jugador camotero deberá decidir en donde luchar por un puesto.

La calidad de Ormeño ya no está en duda. Ha mostrado que es un tipo con mucho talento, capaz y ahora, con una gran mentalidad. Pero eso no basta para ganar un lugar, como dicen los jugadores, el rival también cuenta. En Perú, Ormeño tendría al menos tres rivales de buen peso. Los estelares Jefferson Farfán y Paolo Guerrero, quienes están listos para volver y Raúl Ruidíaz, quien ya la rompiera en el futbol mexicano.

Lo que queda claro, es que en el medio nacional, urgen talentos. Y ante un buen torneo ya se exige la convocatoria de tal o cual futbolista, y en Puebla, aún se acentúa más.

La convocatoria de Ormeño, llegará inevitablemente, si él mantiene el nivel que ha mostrado desde la temporada anterior. No hay entrenador que se resista a la calidad y la consistencia. Pero eso, debe ser una consecuencia natural, del trabajo que realizas en tu equipo. Los jugadores no entrenan para ser convocados, entrenan para brillar en el club que los contrata y su buen desempeño, y ahí es donde captan la atención del técnico nacional y en donde encuentran la llave que abre la puerta a una convocatoria.

Ormeño está cerca de hacerse de esa llave, ojalá que no baje su nivel, para que pueda alcanzarla y abrir alguna de las puertas.

Luis Tamariz