Padres de familia “toman” primaria y preescolar; exigen restitución de docentes.

29 abril, 2019

Compartir

La escuela primaria “Benito Juárez” y el preescolar “Rosaura Zapata” ubicados en el municipio de Zacatecas interrumpieron sus actividades en el primer día de clases luego del receso vacacional de Semana Santa. En ambos casos se trató de manifestaciones por parte de algunos padres de familia.

En el caso de la escuela primaria, la manifestación se originó por la suspensión de la maestra del grupo 1º E, debido a una investigación de presunto abuso físico hacia con un estudiante por negar el permiso para ir al sanitario, por lo que el menor realizó sus necesidades fisiológicas en pleno salón de clase, caso que fue notificado a las autoridades de la secretaría de Educación desde el pasado mes de enero.

“Oye nosotros hemos visto el avance de nuestros hijos, excelente. No hemos tenido ningún problema, no hemos cuestionado en ningún momento la manera de trabajar de la maestra, entonces no vemos algún fundamento, o alguna investigación en forma que se haya realizado para sancionar a la maestra, por eso nos estamos manifestando porque creemos que es totalmente injusto”.

Al respecto, la secretaria de Educación de Zacatecas, Gema Mercado Sánchez señaló que existe un acta circunstanciada firmada por la docente y la madre de familia de la presunta víctima, en la que queda de manifiesto esta sanción.

La ley nos permite hacer suspensiones, poner una toma de nota, hacer cambios de adscripción o la rescisión contractual. La ley es lo que a nosotros nos permite internamente estamos actuando con justicia y con sensibilidad”

Por otro lado, el preescolar Rosaura Zapata ubicado también en la capital zacatecana, vio interrumpidas su actividades, por la protesta que un grupo de madres de familia, del grupo 2º A, realizaron, para exigir la restitución de la docente de este grupo, quien fue separada de su cargo, por una investigación sobre una supuesta agresión física en contra de una de sus estudiantes.  

La están acusando, al parecer de un mal trato hacia una niña, alumna de ella, que es falso porque hay más de cinco testigos presenciales de que no ocurrió dicho maltrato. No se vale que ahorita vengan a decir que maltrata a los niños y no es verdad, los niños quieren a su maestra, no quieren a nadie más”

La niña que supuestamente fue agredida, informaron los inconformes, aun asiste a clase con la maestra acusada, por lo que resulta extraño, añadieron, que, en caso de que la acusación resulte cierta, los padres de familia expongan a su hija de esta manera.