NO HAY AFLUENCIA O IMPACTO POR JÓVENES CONSTRUYENDO EL FUTURO

8 octubre, 2019

Compartir

Tamaulipas, México

El programa de jóvenes construyendo el futuro, que implementó gobierno federal, ha sido causa de polémica en muchos aspectos, como premiar o mantener a los llamados ninis.

Hay estados de la república, donde hay hasta 120 mil becarios. En Tamaulipas son alrededor de 13mil, de los cuales 570 están en Matamoros. Por lo que nos dimos a la tarea de investigar qué están haciendo y cuál es su aportación a la sociedad a través del programa. Vamos a conocer.

“Tenemos una asociación civil, que se llama Sí podemos, donde reclutamos a chavos que formen parte del programa federal para capacitarlos y que impartan clases sobre robótica, informática empresarial o idiomas”, señala Alberto Guajardo, director de la Asociación Civil “SI PODEMOS”.

El programa social, consiste en que jóvenes que no estudian ni trabajan, se capaciten en diversos temas para aportar servicios en alguna empresa o campo laboral. En Matamoros existe una asociación llamada Sí Podemos, donde se recluta a jóvenes, se les prepara y envía a las primarias a transmitir conocimientos extracurriculares como robótica o idiomas.

Jackeline García, y Angélica, son dos matamorenses que se capacitaron para ser facilitadoras en pequeños de 4to a 6to de primaria. Ellas trabajan alrededor de 5 horas diarias y obtienen 3 mil 600 pesos mensuales por su servicio social.

“Yo me metí poquitos días después de terminar mi carrera, porque no quería estar sin hacer nada, me registré y estoy aquí”.

“Es muy satisfactorio ver a los niños emocionados porque les traes conocimientos que no les imparten en sus clases”.

Alberto Guajardo señala que “la idea es que estos chavos que no estudian ni trabajan, sean facilitadores para los niños de primaria de temas que les pueden ayudar a competir en el campo laboral”.

Los niños que han vivido las clases extracurriculares, han manifestado sentirse muy contentos y motivados, al grado que se han abierto espacios extra para ellos.

“Nos enseñan la regla de 3 y nos preguntaron qué queremos ser, yo quiero ser maestra porque me gustan los niños”.

“Cuidar nuestro Matamoros, trabajar en equipo y respetarnos”.

Pese a que, en Matamoros, no existe la afluencia o el impacto tan fuertes como en otros municipios del centro y sur del país. Los chicos que forman parte, se ganan con esfuerzo y dedicación la beca que obtienen. Demostrando que dejan de ser “ninis”, para aportar a la comunidad, en este caso; la niñez.