NO DESCARTAN DESALOJO FORZADO DE MIGRANTES

9 diciembre, 2019

Compartir

Tamaulipas, México

Ante la negativa de migrantes para trasladarse a nuevo campamento, no se descarta que la autoridad realice un desalojo forzado Juan Antonio Sierra Vargas, de la pastoral de movilidad humana dice que las organizaciones están muy decepcionadas de la actitud de los migrantes, sin embargo y a pesar de todo esto analizan la posibilidad de implementar guarderías para que puedan buscar un empleo.

De poco más de 400 casas de campaña instaladas en las dos plazas del puente nuevo internacional, solo 20 de estas fueron reubicadas en las carpas que el Gobierno Federal instaló en el bordo del río Bravo con todos los servicios para comodidad de los migrantes, baños y cocinas incluidas. sin embargo, ante la negativa las organizaciones dicen estar decepcionadas de la actitud de muchos de los migrantes a quienes por más que se ha buscado ayudar ellos mimos no lo han permitido.

“Nos decepciona la actitud, a lo mejor son unos cuantos, pero son los líderes, y bajo esas condiciones se dificulta mucho ayudarlos. Yo creo que las organizaciones aquí en Matamoros han hecho un gran esfuerzo, yo creo que tendríamos que hablar y convencer a las organizaciones que vienen de Estados Unidos para que en lugar de ganarse ellos el respeto vean por la dignidad de las personas, porque ellos son los que los tienen ahí bajo el argumento de que les traen víveres, cobijas juguetes, les traen todo, si háganlo, pero convenza que vayan a un mejor lugar”.

Sierra Vargas, no descarta que la autoridad tarde o temprano tome medidas más drásticas y pasen de la invitación a un desalojo forzado.

“El desalojo por la fuerza pública indica nada más que de manera cordial, pero con autoridad de haga el desalojo. Yo creo que en algún momento se va a tener que hacer esa situación, claro esperando que lo hagan con todo respeto, que no violenten las garantías ni los derechos de las personas”.

A pesar de todo, Sierra Vargas dijo que ahora se analiza la posibilidad de instalar a través de la iglesia católica una especia de guardería para que los migrantes que argumentan no tener donde dejar a sus hijos para buscar un empleo y comenzar a incorporarse a la sociedad, no tengan pretexto.