NIÑOS MIGRANTES PIDEN DE ASILO EN LOS ESTADOS UNIDOS

25 agosto, 2019

Compartir

Tamaulipas, México

Diariamente, el puente nuevo del municipio de Matamoros, alberga cada vez a más migrantes centroamericanos que buscan una mejor calidad de vida en el proceso de obtener un asilo político o humanitario en los Estados Unidos.

Cada una de las personas que llega a México tiene un sinfín de razones para abandonar su lugar de origen, pero ¿qué pasa cuando se trata de niños? ¿se están violando sus derechos humanos? ¿qué tan fuerte es para ellos vivir ese proceso de cambio?

Javier Gómez, director del Sistema DIF Matamoros, señala que “el papel que juega el sistema DIF, es identificando a los niños que están totalmente desamparados, en Matamoros, resultan ser solamente el 7% del total, por lo regular cuentan con familiares directos”.

En definitiva, para los menores centroamericanos que viven el impacto de dejar su hogar, viajar durante semanas, dormir en el suelo, ante temperaturas muy altas a las que no están acostumbrados, que se le turbe el derecho a la educación, al vestido, a la sana alimentación, a ser felices, es mucho más fuerte y doloroso porque no lo eligen, solo son víctimas de las circunstancias y están a expensas de cualquier peligro.

“Cuando encontramos un caso de un menor violentado y que no cuenta con un familiar, lo canalizamos con la procuradora y se le asigna atención jurídica, médica y psicológica”.

En Matamoros existen diversas instituciones, tales como el Centro de Atención al Menor Fronterizo o la Comisión de Derechos Humanos de Tamaulipas, donde se puede gestionar una mayor atención a los menores en caso de sufrir algún abuso o alguna violación a sus derechos.