MIGRANTES DESESPERADOS EN ESPERA DE ASILO

20 agosto, 2020

Compartir

Hace más de un año que se desencadenó una crisis migratoria en la frontera Tamaulipeca.

En Matamoros un grupo de más de cientos de migrantes en busca de asilo político en los Estados Unidos instalaron un campamento en la orilla del Río Bravo.

Pero debido a la pandemia los trámites se suspendieron.

A meses de permanecer en espera empiezan a desesperar.

Y han tomado decisiones que les han costado incluso la vida, como es el caso del joven guatemalteco que murió ahogado en el Río Bravo al intentar cruzar a Norteamérica.

“Esta desgracia que ocurre, el muchacho guatemalteco pues afecta a toda la comunidad, esto ha estado ocurriendo en las últimas fechas, muchas personas que está en espera se han arriesgado y cruzado al lado americano, unos con éxito, otros están lastimados, estamos atendiendo a los migrantes y por eso nos damos cuenta, hace tiempo un cubano y su familia se cruzaron, con su esposa embarazada y un niño de dos años, por fortuna ya está Florida, nos llamó, es lo que se está viviendo, están arriesgando su vida y es preocupante, lamentablemente se han perdido empleos, muchos de ellos trabajaban, formal o informal, amigos y familiares que los apoyaban pues ya no lo hacen porque tomemos en cuenta que la contingencia es a nivel mundial”, señala Juan Sierra, en cargado de la Casa del Migrante en Matamoros.

De más de dos mil migrantes que llegaron a resguardarse en el campamento actualmente sólo se tiene un registro de mil cien.

Muchos decidieron por voluntad propia regresar a sus países de origen otros han logrado cruzar el Río Bravo.

La pandemia no sólo detuvo el proceso de las solicitudes de asilo también ha afectado a aquellos migrantes que habían encontrado un empleo para sobrevivir en la frontera.