DEPORTES

Messi vuelve a sonreír y la Ligue 1, más

Puebla, México El sueño parisino se hizo realidad. Lionel Messi ya fue presentado como nuevo jugador del…

Puebla, México

El sueño parisino se hizo realidad. Lionel Messi ya fue presentado como nuevo jugador del PSG y con esto, se abre una enorme puerta, para que los dueños del club puedan alcanzar lo que anhelan, hacer de este equipo famoso, un club grande, con historia y títulos.

En la presentación pudimos ver a un Messi alegre, que volvió a sonreír, después de llorar en su despedida catalana. Algo que parece lógico. El argentino hizo toda su carrera en Barcelona, ahí se hizo futbolista y se consagró ídolo. Tiene motivos para estar triste, pero también, para estar alegre. Nadie se deprimiría con una oferta laboral como esta.

En Paris su carrera seguirá con un crecimiento absoluto, algo que Barcelona ya no le podía garantizar. Vivirá en otra gran ciudad como Barcelona, con un gran sueldo, una afición enloquecida por tenerlo y lo más importante (lo dejó muy claro en su presentación) con aspiraciones reales de ganar otra Champions. Independientemente de si el club blaugrana podía o no pagarle su sueldo, lo que no podía ofrecerle es un escenario de crecimiento. Hoy el Barca está en reconstrucción y quizá tendrá que esperar algunos años, para que vuelva a estar en la cima. El PSG, en cambio, está listo para ser el nuevo rey. Falta que pueda.

La triste realidad para la afición catalana es esa. Las aspiraciones del club, en este momento, se quedan muy cortas, respecto a las del futbolista.

En Francia todos sonríen, no solamente el PSG. La liga reportó, por pandemia, pérdidas cercanas a los 260 millones de euros. El magnate Jeff Bezos, puso en la mesa casi la mitad, 130, para comprarles los derechos de transmisión de la liga. Por su parte Messi, garantiza según estadísticas del Barcelona, un estimado de 130 millones por negocios de imagen.

El pase de Messi al PSG no es un acuerdo de dos o tres personas, es mucho más complejo. Es un negocio internacional que afecta y beneficia a muchísimos. Su salida del Barcelona benefició a la liga francesa, a las finanzas catalanas, al jugador, a patrocinadores, al Paris Saint Germain, a magnates internacionales y obviamente, a los mandatarios de Qatar, que son los que están detrás del club parisino y detrás del próximo mundial de fútbol. Organizar la máxima justa del balompié con la imagen de Messi a sus servicios, el club más poderoso en sus manos y un posible título de Champions, no es ninguna mala idea.

¿Messi se fue del Barcelona porque ya no los quiere?

Obviamente no. Seguramente su amor por el club está intacto, pero hoy, el fútbol ya no es el deporte romántico que fue. Es un negocio trasnacional, multimillonario, que involucra muchísimas manos. Los jugadores ya no son solo futbolistas, son activos financieros de empresas, que valen demasiado y que tienen que desquitar. Detrás de la sonrisa de Messi, hay muchas más sonrisas millonarias, que generaron este polémico traspaso.

La única que perdió en todo esto, es la Liga de España. Que, al menos a simple vista, no sumó nada y perdió muchísimo.

Luis Tamariz