MANEJANDO EN LA ILEGALIDAD

24 agosto, 2019

Compartir

Tamaulipas, México

Un grave problema que viven las ciudades fronterizas, es la falta de registro y control de autos irregulares, ya que, al no estar en regla, carecen de un número de serie y además de conducirse en la ilegalidad, también, perjudican gravemente la seguridad vial en la región. 

Basta con detenerse en cualquier esquina de Reynosa o de Matamoros, y observar el paso de los automóviles.

Miles, son miles de carros, que no traen placas, camionetas, lujosas, no tan lujosas, de modelos nuevos, de modelos antiguos.

¿Qué es lo que pasa en ciudades fronterizas?, ¿Por qué esa mala costumbre de no portar placas?

El hecho de no portar placas, impide la identificación del vehículo.

Sin placas, no se sabe quién lo conduce, de quien es, y obviamente, ello dificulta hallar a un responsable en caso de algún incidente.

Y de los taxis, ni hablar. No se sabe quién los conduce, ni se tiene ningún registro oficial de sus propietarios.

Según David Morales, subdirector de la Oficina Fiscal en Matamoros se calcula que, en Matamoros y Reynosa, solamente el 30% de los autos, están en la legalidad. Es casi imposible dar una cifra exacta, precisamente porque los carros ilegales no pueden ser registrados y no hay forma de tener un control sobre los mismos. 

“Digo no tenemos un padrón de los vehículos que circulan sin placas, o que son placas americanas o sin placas, y por lo regular por cada vehículo que circula mexicanos van circulando al menos dos vehículos sin placas o con placas americanas, eso limita que exista la capacidad económica para la persona que requiera un vehículo tenga un modelo más reciente, que se convierta también en un tema de seguridad pública, porque un vehículo puede chocar, puede atropellar, puede dañar a otras personas o cometer ilícitos y no se tiene el registro de ellos”.

Raúl López, director de la Oficina Fiscal en Reynosa nos comenta que “Son 300 mil vehículos, aproximadamente, de los cuales, si hacemos una depuración, me refiero a que hay muchos vehículos que no se han dado de baja y que son modelos que se quedaron en desuso”.

Los automovilistas cumplidos, los que años con año acuden a pagar sus impuestos vehiculares, con sobrada razón, están molestos, porque se dan cuenta que la impunidad prevalece y que de nada sirve ser un buen ciudadano, cuando hay miles que se ríen de las disposiciones oficiales.

Quien no porta placas, se justifica y aduce un sinfín de razones, principalmente los altos costos del trámite de regularización vehicular

“Es un cumplimiento que tenemos todo ciudadano mexicano, pagar los impuestos”.

“Debemos estar actualizados para estar identificados, por un choque o por el seguro, aquí chocas y muchos no traen seguro, es mucha responsabilidad, necesitamos estar actualizados con las placas”.

“Uno pasa al lado americano y el problema de placas mexicanas allá también es problema. Podría salir más costos una regularizada que el mismo carro”.

Lo cierto es que si hubiera conciencia ciudadana, todos los conductores cumplirían con la ley.

Si hubiera un registro real de cada auto, y de cada conductor, nos evitaríamos muchos problemas, avanzaríamos como sociedad, hagamos conciencia.

Dejemos de manejar en la ilegalidad.