Madre entre sacrificios y riesgo

10 mayo, 2019

Compartir

Ser mamá es una labor difícil aunado a un trabajo de alto riesgo es aún más complicado.

Guerrero, México

Ser mamá no es fácil, y con un trabajo de alto riesgo se complica un poco más, es educar, ser esposa y guía de sus hijos, es disciplina y sacrificio por amor, a la par de una labor en la que su vida corre peligro.

Montserrat Bailón, tiene 29 años y es madre de dos pequeños, Santiago y Marián, un niño de 7 años y una niña de apenas un año y dos meses y es una de las 17 mujeres que trabajan en campo en la Comisión Federal de Electricidad en Acapulco desde hace 8 años, la primera sección sindical en el país en incluir a la mujer en este ámbito laboral.

Todos los días, a primera hora Montserrat se aplica en su rol de mamá, pero después debe cambiar los zapatos y ponerse las botas, entre postes, los cables de alta tensión y la revisión de medidores.

Y es que hoy la vida laboral y de mamá ha cambiado, se ha transformado, las mujeres realizan trabajos que hace una década solo eran ocupados por varones, Montserrat es ejemplo de ello.

Esta joven mamá es una de las 17 mujeres en campo que trabajan en la sección 2 del Sindicato Único de Trabajadores Electricistas, una oportunidad para desarrollarse profesionalmente.

Israel Ricardi