Listos ‘Los Macachincles’ para honrar a los muertos

30 octubre, 2019

Fotografía: Los MacachinclesCompartir Fotografía: Los Macachincles

Oaxaca, México.

El sonido del cuerno alerta que la fiesta se aproxima y los jóvenes de la comunidad San Gabriel Etla, acuden al llamado para preparar su rol, en esta tradición de más de un siglo de existencia.

Fotografía: Los Macachincles

Con casi cuatro meses de preparativos que incluyen buscar a los participantes, pintar el tradicional mural, este año elaborado por el maestro Marco Antonio Cruz ‘El Chapulín’ y los recursos para solventar la fiesta, así como a la banda que amenizará la muerteada y los repasos, en San Gabriel Etla, comunidad ubicada a 40 minutos al norte de la capital oaxaqueña, no se habla de otra cosa más que de ‘Los Macachincles’ y sobre todo, hacen la más cordial invitación, a todo aquel que guste vivir y disfrutar de las celebraciones en honor a los fieles difuntos, en el valle eteco.

Fotografía: Los Macachincles

Este próximo 1º de noviembre a partir de las 20:00 hrs, dará inició, por cada una de las casas de la población, el peregrinar de una mujer por revivir al amor de su vida, los abuelos llegarán y apoyarán al precio que sea a su hijita doliente, pedirán cuentas al ‘mayordomo’ y sabremos si el negocio está dando frutos o no, con ello mandarán traer al mejor doctor de la región, quien en inútil intento pedirá intercesión divina pues la ciencia no alcanza más allá, no sin antes coquetear a la casi viuda.

En una lucha interminable entre el bien y el mal, el poder divino de manos de un sacerdote parlanchín, junto con su cantor y uno que otro espiritista cobrarán las perlas de la virgen con tal de resucitar al muerto que ya hace tirado en un petate.

Fotografía: Los Macachincles

Con cánticos inspirados en la vida real de la población y uno que otro chisme, será suficiente para que de un brinco tenga que ponerse de pie y celebrar al ritmo de las notas musicales su victoria ante la muerte, al grito de ¡Música! ¡Banda!, los ‘Macachincles’ danzarán toda la noche, honrando la tradición, recordando a los que ya no están.

Alberto Santiago