Le llegó la hora al Cruz Azul

28 mayo, 2021

Foto: TUDNCompartir Foto: TUDN

Puebla, México

Le llegó la hora de ser campeón a Cruz Azul y no pueden dejar escapar esta oportunidad.

Han pasado 23 años de la última vez que este equipo consiguió un título, están a punto de cumplir sus ‘bodas de plata’. Es demasiado tiempo. Lo sería para un equipo chico, lo es mucho más, para uno considerado grande.

Pero no se puede ser grande si en las últimas tres décadas, no has sido el mejor una sola vez. Es un absurdo. Se puede ser un club con convocatoria, o uno con mucha historia, pero no un grande. Eso se valida con campeonatos, como en cualquier deporte y en cualquier país. La gran historia del equipo celeste ha sido pisoteada una y otra vez. Al grado que pasó de ser visto como un equipo intimidante, al rey de los fracasos. A la representación de la humillación personal.

Y es que los cementeros se han encargado de eso. No es porque no hayan tenido buenos planteles y grandes torneos. Al contrario, es un equipo recurrente en semifinales y finales, el problema es que, por algún motivo, se les hizo costumbre perder de las formas más inverosímiles y en los momentos más importantes. Nadie duda que la Máquina pueda jugar finales y ser favorito. Pero tampoco nadie duda, de que terminarán fallando. En eso se han convertido. Cruzazulear y Frustrazul, son términos que empezaron como una broma y terminaron como palabras serias.

Hoy están mas cerca que nunca. Les llegó el momento de hacer valer su categoría de ‘grandes’. Nunca estuvieron tan cerca. Primero, porque solo les falta un partido y llevan una ventaja. Segundo, porque a pesar de que su rival intentó, propuso y generó en el partido de ida, no les pudo hacer ni un solo gol, en cambio ellos, marcaron. Son un equipo muy sólido que no debería tener problemas para coronarse, el problema es que ese, es justamente, su sello. Pero principalmente, porque su nivel no es casualidad, ni tampoco solo un buen momento.

Este equipo lleva más de un año, en un gran nivel. El torneo anterior igual dominó, quizás jugando todavía más espectacular. Hoy deberían estar buscando el bicampeonato. Siboldi tendría que haber sido campeón, si no es por que se le apareció la maldición del Cruz Azul. Iban a llegar a la final aplastando a su rival y en condición de favoritos, pero nadie sabe qué pasó en el juego de vuelta ante Pumas. Ni Siboldi. Juan Reynoso recibió esa aplanadora, pero sin batería, la supo echar andar y manejar a la perfección.

Hoy la máquina es, por mucho, el equipo favorito. No ha fallado en todo el torneo y lo ha hecho perfecto, hasta en la final. Si el domingo salen como en los últimos 20 partidos, deberían coronarse sin problemas. Pero si los fantasmas los espantan, enfrente hay un muy buen equipo, que no dudará en hacerlos pedazos, para llevarse el trofeo de campeón a casa.

Luis Tamariz