Las franquicias deportivas van y vienen en Puebla

12 junio, 2020

Foto: TUDNCompartir Foto: TUDN

Puebla, México

La capital poblana es una de las ciudades más importantes del país, una plaza cercana a otras urbes importantes, oferta turística envidiable y talento deportivo notable.

Por lo que llama la atención en primera la larga lista de franquicias deportivas que han pasado y desaparecido de la Angelópolis.  Las razones van desde malos manejos, falta de recursos y la limitada visión que los empresarios han presentado cuando están a cargo de alguno de los equipos profesionales que llegan a nacer o a mudarse a esta importante plaza.

Además del sufrimiento al que la Franja tiene acostumbrados a la afición en los últimos años, se debe recordar que varias veces la franquicia ha descendido y hasta desaparecido. 

El actual equipo enfranjado es en realidad  el que fuera curtidores de Guanajuato que fue adquirido tras su ascenso en 1999 para intercambiar y salvar al Puebla que quedó en último lugar. Así, la ciudad no quedaría sin fútbol y la Franja que fue relegado a la segunda división paso a convertirse en Ángeles de Puebla. Las luchas de poder, las infumables decisiones deportivas y la constante amenaza de venta y mudanza la tienen en incertidumbre permanente.

Aquellos Ángeles de Puebla fueron la secuela de los desaparecidos en la temporada 1988-89. Un equipo aguerrido y querido que fue convertido en el Santos Laguna de Torreón.

Qué tal la jauría universitaria que logró el ascenso a la máxima categoría del fútbol mexicano en 2017. Tras un año de competencia descendió ridículamente y en su vida extra fue vendido a Juárez, pues era un buen negocio.

Teníamos baloncesto profesional de vuelta en la ciudad, los Ángeles retomaban un proyecto que en 2017 tuvo una temporada de prueba en las duelas poblanas. Con nuevos entusiastas regresaron en 2018 pero el gusto duró solo dos años pues para esta temporada 2020 no confirmaron participación, pocos lo extrañarán pues el gimnasio Miguel Hidalgo nunca tuvo una afición que abarrotara. 

Pericos fue campeón en 2016, y luego iba a marcharse de Puebla pues el dueño ya había cumplido. El equipo cambió de propietarios y hasta ahora continúa en el Hermanos Serdán. Antes de ellos estaban los Tigres de la Angelópolis, equipo llegado de la ciudad de México en 2002 con mucha historia y éxito deportivo. Por un lustro fueron inquilinos en Puebla para luego mudarse a Quintana Roo.

Recientemente surgieron los Artilleros de Puebla en el fútbol americano y el proyecto de incluir a Lobos BUAP y a Zaragoza FC en la naciente Liga de Balompié Mexicano son una muestra de lo importante que es la plaza para el deporte profesional. Un salto de fe que obligatoriamente debe ser acompañado por trabajo, visión y propósito para quienes tienen la posibilidad de impulsar la industria deportiva. 

Leonel Trejo