DEPORTES

La Selección Mexicana golea 4-1 a Francia en el arranque de los Juegos Olímpicos Tokyo 2020

Puebla, México La Selección Mexicana de Fútbol inició con el pie derecho su participación en los Juegos…

Puebla, México

La Selección Mexicana de Fútbol inició con el pie derecho su participación en los Juegos Olímpicos Tokyo 2020 al golear a la Selección de Francia al son de 4-1, dando muestra de capacidad, fuerza y sobre todo, capacidad de reacción.

El partido fue intenso de principio a fin, sabiendo que se jugaban una gran oportunidad de dar un paso fuerte hacia el liderato del grupo y una posible calificación, así de trascendente era este juego, dos equipos potentes, con aspiraciones reales tratando de quedarse con el resultado.

México mandó al campo a un equipo con experiencia, a pesar del límite de edad, la escuadra de Jaime Lozano trae varios minutos de buen nivel en la Liga MX. Diego Láinez comandando el ataque nacional, apoyado en Henry Martin y los movimientos de Sebastián Córdoba por el lado izquierdo.

El atractivo de enfrente estaba puesto en el delantero de los Tigres, André Pierre Gignac pero también en Florian Thauvin, Casi y Arnaud Nordin quien mueve bastante bien su medio campo.

El primer tiempo tuvo sin duda al portero mexicano Guillermo Ochoa como hombre importante pues en dos ocasiones con sendas atajadas evitó que su marco fuera vencido por los franceses que intentaban aprovechar que arrancaron fuerte.

La primera se presentó para México al minuto 16 pero tras una jugada de intento y de fuelle, Alexis Vega no pudo definir y el Tri se perdía una buena posibilidad de tomar ventaja.

Después de esa jugada llegaron los mejores momentos del equipo francés que con base en movimientos por los lados, lograron superar en dos ocasiones a la zaga azteca para meterlos en problemas que Ochoa se encargó de resolver.

El primero fue al minuto 27 en un balón al área que quedó para que Gignac intentará un remate de cabeza, el delantero universitario lo hizo, pero Ochoa reaccionó bien y con reflejos atajó el balón para evitar que se fuera dentro. André Pierre se lamentó por no haber definido.

La siguiente fue al minuto 29 como producto de una jugada de toques, de intentos por entrar a la zona de peligro, en el proceso de la jugada, llegó la barrida defensiva que dejó el balón a la deriva para que Arnaud Lordin sacara disparo que Ochoa desvió nuevamente.

México poco a poco fue equilibrando y logró que las llegadas rivales se detuvieran, que fueran menos constantes y entonces, tatar de ir nuevamente al frente para generar las suyas, para darle espacios a Lainez para ofender.

A pesar de la mejoría, los verdes no lograron hacerse presentes con jugadas que inquietaran al arquero Paul Bernardoni y se fueron al descanso con un empate 0-0. Vendría lo mejor.

La complementaria

La segunda mitad sin duda fue mucho más alegre, con intentos por los dos lados, pero con un equipo mexicano más centrado y sobre todo, certero.

Apenas iniciando las acciones Diego Lainez levantó la mano para mandar una señal a todos, como si quisiera hacer ver que es el hombre que quiere echarse el equipo encima y que cuando lo necesiten estará listo.

Tomó el balón al minuto 46 y encaró, se llenó de calidad, controló, cinto, recortó y se metió al área. Tuvo la virtud de ser paciente y sobre todo, de levantar la vista y mandar un centro preciso a la llegada de Alexis Vega quien sin dudarlo y de cabeza, mandó el balón adentro para la ventaja mexicana, 1-0.

Vale la pena señalar en esta jugada, la atracción que hace Henry Martín al jalar la marca para dejar espacio a la altura del manchón penal para la llegada de Vega quien finalmente fue el que definió, buena jugada del Tricolor.

Los franceses no quisieron quedarse atrás y adelantaron líneas, sin embargo, más tardaron en hacerlo que ser robados y sorprendidos en una jugada en medio campo. Les quitan el balón, Carlos Rodríguez levanta la vista y filtra para Sebastián Córdoba quien aprovecha el desconcierto y la salida del equipo galo para controlar, conducir y definir pegado al poste izquierdo, un golazo para el 2-0 al minuto 54.

Con ese marcador, los pupilos de Jaime Lozano se sintieron con el control del partido y empezaron a manejarlo, a tocar y no prestarle la pelota a los galos.

A pesar de lo anterior, Francia tuvo una posibilidad al minuto 67 y la aprovechó. Una barrida dentro del área mexicana se marcó como penalti y abrió la puerta a una posible reacción rival.

André Pierre Gignac fue el encargado de cobrar y lo hizo de forma efectiva. Le pegó a la izquierda de Memo Ochoa quien, a pesar de haberse lanzado de forma correcta, no pudo atajar ese disparo que le pasó por abajo del cuerpo. EL marcador se movió al 2-1.

Los Tricolores lejos de sentirse en riesgo, trabajaron bien el ritmo de juego y provocaron una jugada de peligro que culminó con el balón dentro de la red francesa. Uriel Antuna al minuto 79 tomó el balón, encaró y se quitó la marca de Anthony Caci para definir de zurda y mandarla dentro pegando en el poste. Era el tercero y el partido.

Ya cuando el duelo estaba por terminar, llegó el cuarto tanto para el equipo mexicano con el que dejaron claro que el duelo fue de ellos. Una jugada pegada a la banda entre Jorge Sánchez, Vladimir Loroña y Eduardo Aguirre quien finalmente pegado al primer poste la mandó adentro para hacer más abultado el marcador, 4-1.

Patricio Aguilar