“LA MEDITACIÓN, MI ALIMENTO”

21 abril, 2019

Fotografía: Nadia de la RosaCompartir Fotografía: Nadia de la Rosa

Definitivamente ser espiritual no depende de una religión sino de tener un equilibrio en tu vida, hacerse consciente y responsable de los actos y consecuencias de uno mismo y valorar la vida; la gran recompensa es la paz interior y sentirse más vivo que nunca.

“Meditar” una palabra que parece que solo es algo de moda, que algún famoso dijo que era bueno y la gente por eso empezó a conocer esta práctica. La realidad es que esta práctica   es milenaria, se dice que proviene del año 300 dc en la india, y también se le adjudica al budismo en los años 600 y 500 dc.

La magia y la sanación que la meditación han hecho en miles de personas, es una práctica que necesita tiempo y dedicación, poco a poco tu mente empieza a callar; meditar no solo ayuda en el momento que lo realizas, si no que también ayuda en la toma de decisiones, en el rendimiento de tus labores profesionales y personales.

Meditar es dialogar con dios, es hablar desde lo más profundo del corazón. Las crisis existenciales son oportunidades para volver a nacer, volver a comenzar.

Definitivamente ser espiritual no depende de una religión sino de tener un equilibrio en tu vida, el vivir  el aquí y el ahora, hacerse consciente y responsable de los actos y consecuencias de uno mismo y valorar la vida; la gran recompensa es la paz interior y sentirse más vivo que nunca.

Nadia de la Rosa