LA MARÍA

15 junio, 2019

Fotografía: PueblaCompartir Fotografía: Puebla

La gran historia que fundó la ciudad poblana, y el detalle religioso era emblema de una época que dejó rastros, mitos y muchas leyendas como es la de la campana  “La María”, que es el nombre de cariño que le dan a este emblema poblano, pues su nombre completo es Santa María de la Concepción.

La historia narra que fueron tres los intentos por hacerla y no fue hasta la cuarta fundición de cobre, plomo, estaño y con un peso aproximado a los 226 kilogramos; que se crea  la campana que hasta ahora llama a fieles católicos a sus celebraciones.

La campana llama la atención cuando deciden subirla a la torre donde fuese su lugar a 30 metros de altura, en el año 1730, tarea que para ese entonces parecía muy complicada.

Dicen que el velador que resguardaba el lugar lo vence el sueño y al sonar de los gallos dando el primer rayo de luz se da cuenta que de algún modo había desaparecido la campana, se da el llamado a las autoridades las cuales emprendieron su búsqueda acompañados de pobladores; lo que era extraño de su desaparición es que para moverla se ocuparían demasiados hombres.

Después de varias horas de búsqueda y pensar en el cómo la habían movido, algún curioso volteó al lugar donde se planeaba ponerla y se percató que “La María” se encontraba colocada en la torre norte como si los mismos ángeles la hubiesen subido y así poniéndole un milagro a esta ciudad tan mítica.

Otra historia y una de las versiones más humanas, basadas en un escrito en náhuatl narra que un indio cholulteca, apoyado con un andamio de madera logró ponerla en su lugar, lo que resulta también difícil de creer por el peso de la campana.

Mauricio Cervantes