NOTICIAS

La importancia de la salud mental de infantes

Sinaloa, México Niños y niñas pueden recibir terapia psicológica hasta después de que tienen cinco años de…

Sinaloa, México

Niños y niñas pueden recibir terapia psicológica hasta después de que tienen cinco años de edad; sin embargo un bebé puede presentar problemas en su desarrollo desde sus primero meses de vida y mientras más temprano se le brinde terapia, tendrá mejor calidad de vida. 

El Director del Centro de Educación Incluyente y Salud Emocional, explica el porque un pequeño no es capaz de asimilar una terapia en su psique antes de cumplir sus cinco años.

“Porque se requiere ciertas habilidades del niño, para entrar a un proceso que se hace básicamente en esa edad tan temprana a través del juego, la psicoterapeuta tiende de una manera lúdica, pero si tiene que ver ya una comunicación. Hay muchos otros temas que se pueden atender desde antes, por ejemplo, aquí tenemos el centro de autismo, que el autismo se puede detectar mucho antes, y mientras más temprano sea el diagnostico, son mayores las posibilidades de que el niño salga adelante; Pero para entrar a un proceso psicoterapéutico como tal, si se requieren al menos cinco años”.
Edgar Antonio Velarde Sicairos, Psicoterapeuta

Se dice que un infante, debe tener un carácter formado antes de llegar a los siete años de edad, pero existe el debate sobre si esto aplica para todas las personas. 

Aún así, el Psicoterapeuta llama a los padres para que pongan atención, y detecten si su hijo comienza a entender que él es un ser independiente, de no ser así, la terapia psicológica puede ayudar.

“Esta la idea de que para los siete años de edad, un niño tiene ya desarrollada una identidad y una personalidad, y es algo que se puede debatir, pero de alguna manera si es cierto que el cerebro para los siete años de edad alcanza un grado de desarrollo que el niño tiene plena conciencia de si mismo, de ser un ser separado de los demás; Esto empieza a desarrollarse tal vez al año y medio, dos años y culmina por ahí de cinco a siete años, cuando se concibe ya como un ser humano separado de su cuidador y de su entorno”.
Edgar Antonio Velarde Sicairos, Psicoterapeuta

Iris Sánchez