La Franja no ilusiona, pero podría hacerlo

7 noviembre, 2020

Foto: Club PueblaCompartir Foto: Club Puebla

Puebla, México

La Franja está en Repechaje. La victoria ante San Luis y el empate de Juárez y América, le dan el derecho de avanzar a la ronda, que da una segunda oportunidad de entrar a Liguilla. Algo que no ocurre desde el 2015, cuando Pablo Marini, metió a un equipo que ilusionaba.

Cinco años después, la oportunidad se presenta otra vez. La diferencia es que hoy, es con un equipo que no genera ilusión entre sus aficionados. Las muestras en redes, son de duda. Más que ilusión, la obtención del pase a Repesca ha generado entre los camoteros, el temor de no estar a la altura del resto de los equipos calificados.

Y es que las circunstancias son diferentes. El de Marini era un equipo que jugaba bien y mostraba cada jornada, estar a la altura de cualquier rival, mas allá de ganar o perder. El de Reynoso es un equipo que se queda en promesa. Gris, triste y lleno de pretextos. Sumamente acomplejado. Que dio la sensación de dar para más, pero no lo dejaron.

Los resultados fueron regulares. Puebla otra vez no alcanzó a estar entre los ocho mejores clubes, sin embargo, la pandemia terminó siendo gran aliada. Si algo tiene Reynoso es suerte. Por ocasión especial, la Liga MX abrió la puerta para que cuatro equipos eliminados, tuvieran una segunda chance de ‘revivir’. Como un examen extraordinario, para quien ya reprobó.

Aún así, hay diferencias entre los que avanzaron. Puedes recibir la segunda oportunidad como nueve, porque estuviste muy cerca de ser 8, pero faltó tantito. Puebla no entró así.

Entró por combinación de resultados. Porque le tocó cerrar con dos de los equipos más pobres en fútbol, mientras sus rivales enfrentarían a los de arriba. Entró esperando que otro equipo lo ayudara, porque sus puntos no alcanzaban por sí solos. Tampoco cerró el torneo ganando con autoridad. Lo hizo con miedo, dando la sensación de ser inferior al último de la tabla. Venciendo de manera circunstancial, al equipo más malo del campeonato.

Los Potosinos se vieron mejor. Propusieron y generaron, pero fallaron todo. Puebla anotó gracias a un penal absurdo de García, cuando no había jugada de alto riesgo.

Por todo esto, es que el Puebla de Reynoso no ilusiona, pero podría hacerlo. Y ese debe ser el objetivo ahora. El torneo les da una segunda oportunidad de enamorar a sus aficionados. De jugar el partido de Repesca con el alma y el corazón. De salir a disfrutar y que la afición disfrute. De emocionarlos y, si se puede, de calificar a Liguilla y levantar expectativa.

El peor error de la Franja, sería salir con su miedo característico, para morir de nada.

El Guard1anes 2020 BBVA MX, debió ser un torneo para el olvido, pero hay una oportunidad, de lograr que sea inolvidable.

Luis Tamariz