La Champions de las novedades

17 agosto, 2020

Foto: TUDNCompartir Foto: TUDN

Puebla, México

La actual edición de la Champions League ha sido toda una caja de sorpresas. Nos ha recordado que los jugadores no son eternos, que con la camiseta no se gana y que la renovación en el deporte, debe ser una constante obligada.

La ronda de semifinales está lista. Solo quedan cuatro equipos con vida y dos, son sorpresa. Solo dos países tendrán representación, Francia y Alemania. El martes, Leipzig enfrentará al PSG y el miércoles, Bayern al Lyon.

De los cuatro clubes, solo Bayern es un campeón de Champions. Los otros son la novedad, que busca su primera ‘Orejona’, lo que habla de la renovación que se está viviendo en el fútbol.

Sin duda, el ridículo mayor, se lo llevó el Barcelona, por la escandalosa humillación que vivió a manos del gran favorito para llevarse el título. Una goleada histórica para este torneo, con un Messi que no pudo hacer nada por evitarlo. Sin embargo, no fue el único fracaso.

Real Madrid no pudo meter ni las manos en los dos partidos que jugó ante un Manchester City, que después demostró, que ni siquiera era uno de los equipos mas fuertes del certamen. El rey de la Champions pasó sin pena ni gloria. Sin mostrar argumentos para pensar si quiera, que podía competir. Estuvo lejos de ser el gran protagonista y se convirtió en uno más del montón. Algo que debe preocupar y en serio en Madrid.

Pero no es el único de la ciudad. El infranqueable sistema del ‘Cholo’ Simeone, en el Atlético de Madrid, también lució desgastado y fueron eliminados. En una Champions sin Real Madrid ni Barcelona como favoritos, no pudieron hacerse fuertes en cuanto a la representación española y no brillaron.

Y qué decir de la Juve. El equipo italiano lleva una década ganando el campeonato de la Serie A. Contrataron a Cristiano Ronaldo con una sola misión, que los hiciera ser protagonistas en la Champions. No para ganar la liga, esa la ganan con cuanto futbolista ha pasado a lo largo de 10 años. El resultado fue un desastre. CR7 no marcó ninguna diferencia y fue también, un jugador más del montón. Algo que le debe haber pegado en el orgullo. Su equipo, ni siquiera, pudo aspirar a hacer el viaje a la ronda final en Portugal.

El actual certamen es de un Lyon sorpresivo que, con orden y contundencia, se ha colado a la ronda semifinal. Y de un Leipzig que surgió para representar a la marca del Toro Rojo y que ha sido un verdadero Toro en la cancha.

Representando a la élite del fútbol europeo, llegan Bayern con cinco títulos y un PSG, que, aunque nunca ha sido campeón, sí presume una poderosa nómina plagada de estrellas, que fue diseñado para aspirar a ganar la Champions.

Luis Tamariz