DEPORTES

La afición, el peor enemigo del Tri

Puebla, México Alguna vez fueron las trampas de los directivos, en algún momento los jugadores que no…

Puebla, México

Alguna vez fueron las trampas de los directivos, en algún momento los jugadores que no rendían en la cancha, otra, algún entrenador que no daba resultados, lo que puso en duda la calificación del tricolor a un mundial, pero ahora, increíblemente es la afición.

Por primera vez, es de ellos, de quién debe preocuparse la federación mexicana de fútbol. El enemigo está en casa. La incapacidad de algunas personas para comportarse y obedecer, algo que debería ser tan sencillo, tiene al fútbol mexicano en jaque.

FIFA decidió castigar a la FEMEXFUT, con dos partidos a puerta cerrada, tras los gritos homofóbicos por parte de un sector de la afición, en el Preolímpico de Guadalajara. A pesar de las advertencias, de las peticiones del sonido local y de los propios jugadores en la cancha y de las campañas mediáticas que se han hecho, hay personas que no entienden y por su culpa, sólo por ellos, los demás aficionados no podrán entrar o a los dos primeros juegos de la Copa Oro que arrancará en julio, o a dos encuentros de eliminatoria mundialista, lo que ya se traduce en pérdidas económicas que el tri debe asumir, cuando ellos no tienen ni vela en el entierro.

Esto no es propio de la afición de Guadalajara, se ha repetido en muchos estadios de México y principalmente en Estados Unidos. Este castigo que incluye una multa, no es un primer aviso, más bien, ya es el ultimátum. Si todos esos aficionados que gritan, siguen sin entender algo tan básico, el próximo castigo sería quedar fuera de la copa del mundo.

Luis Tamariz

México está haciendo el ridículo a nivel internacional y es por culpa de unos aficionados, que demuestran partido a partido, que no son capaces, ni siquiera, de encajar en los protocolos de sana convivencia de cualquier sociedad.

Se viene la prueba más dura, Copa Oro. Mucho se habla de que México está obligado a ganarla tras perder en la Copa de Naciones, pero hoy, eso es lo menos importante. Increíblemente, en ese torneo de mediano nivel, el tricolor podría jugarse su participación en la Copa del mundo, sin poder hacer nada en la cancha. Dejándole su futuro a un grupo de personas en la grada. Esperando que éstos, logren entender algún idioma, el español o el inglés y hagan caso de las indicaciones que se les dan, algo tan simple para un ser humano, pero tan complicado para algunos aficionados.

El pase al mundial de fútbol para nuestro país podría depender esta vez de la educación y, no sabemos, si lo vamos a lograr. Viva México