Julio Urías tenía el destino trazado

28 octubre, 2020

Foto: TUDN Compartir Foto: TUDN

Puebla, México

Todo estaba escrito. Esta frase, bien podría aplicar para Julio Urías, en el contexto del éxito y el destino trazado. La del pitcher mexicano, es una historia fantástica, de como hay personas que nacen con una estrella especial, para triunfar y trascender. Para inspirar a muchos más.

Hay varias preguntas en el aire, que el destino le fue respondiendo a Julio, con un contundente “sí”. Previo a cada una, el mismo destino le puso una serie de obstáculos para que nada fuera fácil. Para que dudara. Para que tuviera la oportunidad de rendirse y renunciar a su destino, si el así lo quería. Afortunadamente, nunca lo quiso.

¿Es posible que un niño nacido en una comunidad de poco más de 1400 habitantes (La Higuera, Culiacán) sea campeón en Grandes Ligas?

¿Podría un niño con un tumor en el ojo izquierdo convertirse en un gran pitcher?

¿La historia de Valenzuela se puede repetir?

¿Un mismo cazador de talentos podría descubrir a dos jóvenes con la misma estrella, pero con casi 40 años de diferencia?

Sí, sin duda alguna.

Mike Brito descubrió a Fernando Valenzuela hace más de cinco décadas y lo hizo jugador de los Dodgers, sin saber que sería la gran figura, que le daría el campeonato a los angelinos. Casi 40 años después, descubrió a otro mexicano, fan de Valenzuela y lo hizo jugador de los Dodgers, sin saber, que estaba a punto de repetir la historia, tras 32 años de sequia.

El camino estaba trazado. Su padre, un apasionado del béisbol, lo puso en este deporte a los cinco años, ahí comenzó la historia. Se volvió fan del ‘Toro’ Valenzuela a quien conoció y de quien aprendió. Vistió la franela de selección nacional, siendo un juvenil. Firmó para Diablos, y luego en 2012 para Dodgers, con quienes debutó el 27 de mayo de 2016.

No sin antes, pasar por un montón de obstáculos. Los tratamientos del tumor en su ojo izquierdo. Las burlas de compañeritos por este padecimiento. Ser el primer cortado de Dodgers en 2015, en su prueba con el primer equipo. Una operación de hombro en 2018, que puso en duda su carrera. Para ponerle broche de oro, una controvertida decisión del manager Dave Roberts, en esta Serie Mundial, que le quitó la posibilidad de ganar su primer juego de Clásico de Otoño, a un out de lograrlo, lo que desató una ola de críticas.

Hoy lo entendemos, así es el destino de Julio. Para qué quería su primera victoria de Serie Mundial. Ese era el obstáculo, para alcanzar la estrella más grande. Cerró el juego final e hizo el último lanzamiento de la temporada, para darle a Dodgers el título y ser la figura central, tal como su ídolo, un tal ‘Toro’ Valenzuela, casi cinco décadas atrás, con la misma franela.

Luis Tamariz