¡Goya! ¡Goya! ¡Pueblaaa! ¡Pueblaaa!

24 abril, 2021

Foto: Televisa PueblaCompartir Foto: Televisa Puebla

Puebla, México

El alma del estadio ha regresado al Cuauhtémoc, 15 mil aficionados se dieron cita en la Jornada 16 del torneo y desde las 5:00 de la tarde ya se sentía el ambiente futbolero, aunque un tanto extraño. En la explanada y estacionamiento de la zona estadios la peregrinación de camoteros y bastante afición universitaria se encontraban más de un año después, y deberían pasar por varios filtros. Primero, el acceso a los estacionamientos y una superficial rociada de líquido desinfectante a uno que otro, al quienes lo quisieran, en realidad.

En la reja que separa el convoy de los equipos de la afición, mucha gente encimada tratando de ver a sus ídolos, un colega protegido de pies a cabeza cual técnico en planta nuclear tiraba fotos de la multitud.

Más adelante, una carpa con médicos y personal de salud realizando 400 pruebas clínicas rápidas. Quien las pasara sin novedad se le otorgaba una pulsera con marca amarilla.

Más y más gente aparecía mientras la hora se acercaba, los vendores de banderas, playeras y peluches me contaban como tuvieron que adaptarse en este año sin acceso, finalmente comerciantes que buscaban que la mercancía se terminará. además de lo habitual, cubrebocas, caretas, guantes y demás artículos ahora cotidianos por la pandemia.

En los puntos de exceso, el caos. Se repitió claramete que los menores de 12 años no podrían ingresar y aún así, chavitos probaban suerte. Escuche a alguno decir que tenía 15 años pero el interrogatorio rápido lo descubrió.

Las señaleticas marcadas cada metro y medio, desinfección de manos, toma de temperatura y una revisión rápida para impedir objetos prohibidos era el protocolo de entrada. Al pasar el control, más alcohol para manos de autoaplicacion y una cuadrilla de jóvenes que me recordaban a los cazafantasmas o fumigadores para rociar completamente a los entusiastas pamboleros.

Bustacas distribuidas para sentarse en pareja con 4 bancas canceladas de separación, un recordatorio constante del uso de cubrebocas en las tribunas y apelar al sentido de responsabidad de cada asistente.

El partido intenso, con polémica arbitral, con en el que las aficiones se hicieron sentir, el uso de cubrebocas incomodaba pero la gran mayoría lo mantuvo hasta el final. La salida del estadio fue un tanto caótica a pesar de el intento de espaciar por secciones. En las puertas, los comerciantes se apostaron par que no se quedarán sus productos lo que prácticamente derivó en un día de plaza.

No, no se guardo la sana distancia entre aficiones, un sector de pumas incluso inicio una pelea pero al final la afición se fue contenta pero a la espera de dos cosas: la clasificación de la Franja y que volver al estadio no le salga caro en cuestión de salud.

Leonel Trejo